“Si pudiese tener un superpoder querría leer la mente de las mujeres”

Ciro Guerra, director de la primera película colombiana candidata al Oscar, responde el carrusel de preguntas de este diario

Ciro Guerra, director colombiano, en Los Ángeles. EFE

Las buenas palabras han rodeado a Ciro Guerra (Río de Oro, 1981) en el último año. Su El abrazo de la serpiente se convirtió el pasado enero en la primera película colombiana en ser nominada en los Oscar. Rodado en blanco y negro, el tercer filme de este colombiano, que recurre al cine cuando sufre, habla del equilibrio con la naturaleza, “de un Amazonas que ya no existe”.

Filmar en la selva no fue sencillo, pero a Guerra le costó aún más volver a la ciudad. Su lugar de inspiración, asegura, es La Guajira, esa península del Caribe colombiano, limítrofe con Venezuela, y cuna del vallenato.

¿Cuál es la última película que le hizo reír a carcajadas?

Nebraska [de Alexander Payne].

¿Quién sería su espectador perfecto?

Alguien que no haya conocido el cine.

¿Qué película le cambió la vida?

Cada una de aquellas en las que he trabajado.

¿Cuál es su rutina diaria para rodar?

En el momento en que se vuelva una rutina, no valdrá la pena hacerlo.

¿Qué música le sirve para trabajar?

La que escuchan los personajes.

¿Quiénes son sus influencias?

Glauber Rocha y Tomás Gutiérrez Alea.

¿Con quién le gustaría sentarse en una fiesta?

Con alguien amado.

En una fiesta de disfraces ¿de qué se disfrazaría?

De incógnito.

¿Qué significa ser director de cine?

Aprender a ver las cosas como si fuera la primera vez.

¿Qué película regalaría a un niño para introducirlo en el cine?

Playtime, o cualquiera de Jacques Tati.

¿Cuál es su lugar favorito en el mundo?

Mi pueblo, Río de Oro.

¿Qué película le hubiera gustado dirigir?

Qué difícil es ser un dios, de Aleksey German.

Si pudiera adquirir cualquier pintura ¿cuál sería?

El triunfo de la muerte, de [Pieter] Brueghel.

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Despidiendo para siempre a alguien querido.

¿Cuál es el mejor consejo que le dio alguno de sus padres?

Sé digno de confianza.

¿Cuándo fue más feliz?

Mañana.

¿Qué lo deja sin dormir?

El cine.

Fotograma de 'El abrazo de la serpiente'. EP

¿Con quién le gustaría quedar atrapado en un ascensor?

Con un mecánico de ascensores.

¿Qué le diría a su presidente Juan Manuel Santos?

Que pare la locomotora minera.

¿Lo último que compró y le encantó?

Una boleta para cine.

¿La última comida que realmente le sorprendió?

El ají amazónico.

¿Un sitio que le inspire?

La Guajira.

¿A qué edad se dio cuenta de que quería ser director de cine?

Cuando supe que tenía que crecer.

¿De pequeño quería ser?

Bombero, pintor, astronauta…

¿Un sueño recurrente?

He tenido varios que quisiera que volvieran.

¿Qué le asusta?

La vida no vivida.

Si pudiera tener un superpoder…

Leer la mente de las mujeres.

¿Dónde no querría vivir?

En cualquier lugar donde el dinero sea lo más importante.

¿Un olor?

El de la tierra llamando a la lluvia.

Más información