Los Globos de Oro televisivos van por libre

'Mr. Robot' y 'Mozart in the Jungle', vencedoras en unos premios con muchas sorpresas

ver fotogalería

Los Globos de Oro en televisión son imprevisibles. Acertar la quiniela de los premios es misión imposible. Los galardones de este año han vuelto a demostrar lo difícil que es adivinar por dónde irán los tiros en la gala. Ese afán renovador ya se vio en unas candidaturas donde Netflix se alzó como la más nominada por cadenas (sin ser una cadena), aunque finalmente ha sido Amazon Prime la que ha sumado dos Globos de Oro más a su cuenta —que abrió el año pasado con Transparent—. Frente a los mucho más conservadores Emmy, los premios de la asociación de la prensa extranjera suelen apostar por novedades televisivas que no han reconocido los premios de la Academia de la Televisión. Y así ha sido.

La ganadora del Globo de Oro a la mejor serie dramática, Mr. Robot, fue una de las revelaciones del verano. La cadena USA Network apostó fuerte por una historia protagonizada por hackers que buscan hacer justicia utilizando sus habilidades informáticas. Una de sus peculiaridades de esta serie, llamativa tanto por su argumento como por su estilo visual, es estar contada a través de los ojos de su protagonista, Elliot (Rami Malek). Para su segunda temporada, y tras estos premios, esta historia que mezcla thriller y toques de reivindicación social, ha puesto las expectativas muy altas. Además, ha terminado con la mala racha de Christian Slater en televisión, ganador del premio al mejor actor de reparto por esta serie después de cuatro fracasos en la pequeña pantalla. Ni la poderosísima Juego de tronos ha podido con Mr. Robot

En comedia, Mozart in the Jungle se ha impuesto a competidoras tan fuertes como Transparent (ganadora del año pasado y que partía como favorita) o Veep. La serie de Gael García Bernal (que también se ha ido a casa con su Globo de Oro) acaba de estrenar en Canal + Series su segunda temporada. Sus capítulos de menos de media hora convierten a la producción de Amazon Prime en un divertimento ligero y sencillo perfecto para ver disfrutar en maratón. García Bernal da vida al director de orquesta Rodrigo de Souza, que llega a la Filarmónica de Nueva York para revolucionar una institución anclada en el pasado. La música clásica desde un punto de vista diferente con personajes pintorescos.

Wolf Hall, la mejor miniserie del año para los Globos de Oro (ojo, que se enfrentaba a Fargo y American Crime, palabras mayores), es una miniserie política de la BBC basada en las novelas históricas escritas por Hilary Mantel sobre el ascenso de Thomas Cromwell en la corte de Enrique VIII. Buena historia, con buenas interpretaciones (sobre todo, Mark Rylance como un contenido y taciturno Cromwell) y con el impecable acabado final que imprime la cadena pública británica a sus producciones.

El apartado de sorpresas no ha quedado ahí en estos Globos de Oro. Rachel Bloom se ha llevado el premio a la mejor actriz de comedia por Crazy Ex Girlfriend, una comedia sin buenos datos de audiencia en Estados Unidos a la que el galardón a su protagonista puede servir de tabla de salvación. Bloom interpreta a una exitosa abogada neoyorquina que, de buenas a primeras, decide abandonar todo, rechazar un ascenso e irse a un pueblo en la otra cosa estadounidense siguiendo a un exnovio de adolescencia. La principal peculiaridad de la serie es que es una comedia musical, con canciones que bromean sobre los acontecimientos de la propia historia.

El star system estadounidense estuvo representado, y a lo grande, con el premio a Lady Gaga como mejor actriz de miniserie por su interpretación de La Condesa en American Horror Story: Hotel. El primer papel principal para la cantante y su primer Globo de Oro, un premio que ha sido más por el personaje (ella como personaje) que por méritos interpretativos reales.

Ya fuera de las sorpresas, Taraji P. Henson se llevó su Globo de Oro como mejor actriz de drama por dar vida al motor del fenómeno de audiencias que fue en Estados Unidos Empire. Maura Tierney logró el reconocimiento por dar vida al mejor personaje de la segunda temporada de The Affair. Oscar Isaac consiguió algo de justicia convirtiendo en premio la única nominación de Show me a Hero. Y Jon Hamm hizo lo propio con Mad Men en la única candidatura de la serie que se despidió en 2015.

Unos premios repartidos que siguen confirmando a los Globos de Oro como unos premios impredecibles en las categorías televisivas. Unos premios que reflejan la diversidad televisiva (entre los galardonados hay hispanos y negros). Y que las plataformas online ya tratan de tú a las grandes cadenas de televisión. Un dato: dos premios para Amazon Prime; uno para HBO.

Por cierto, ni Mr. Robot, ni Wolf Hall ni Crazy Ex Girlfriend se pueden ver todavía en España. Que alguien lo solucione, sobre todo con las dos primeras. 

Más información