Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena mantiene los nombres de Max Aub y Arrabal para las salas del Matadero de Madrid

La alcaldesa deja sin efecto el cambio de nombre de los escenarios de Matadero previsto por su equipo de Cultura

Sala Max Aub del centro Matadero de Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, envió este lunes sendas cartas a la Fundación Max Aub y al dramaturgo Fernando Arrabal para comunicarles que sus nombres se mantendrán como denominación de las Naves 10 y 11 del complejo cultural Matadero, dependiente del consistorio. La misiva deja sin efecto el proyecto del nuevo equipo de dirección de esos espacios, encabezado por Mateo Feijóo, de eliminar esos nombres y sustituirlos por los que tenían cuando funcionaban como salas de despiece, Nave 10 y Nave 11, respectivamente.

“De ningún modo se va a prescindir del nombre de su abuelo en la sala de Matadero que lo lleva desde que así lo decidió la anterior dirección artística de las Naves. Ha habido una confusión total entre las naves y las salas que las componen y mañana se deshará el equívoco en la presentación de la nueva programación del Centro Internacional de Artes Vivas que dirige Mateo Feijóo, para que no quede duda alguna”, reza la carta de la alcaldesa a Teresa Álvarez Aub, presidenta de la Fundación Max Aub. En términos parecidos se dirige la regidora a Fernando Arrabal: "El Ayuntamiento de Madrid solo puede rendir admiración por su obra y su lucha por la libertad, el conocimiento y la cultura".

Postal de agradecimiento enviada este martes por Fernando Arrabal a Manuela Carmena.
Postal de agradecimiento enviada este martes por Fernando Arrabal a Manuela Carmena.

Tal como desveló EL PAÍS el pasado sábado, el equipo que en septiembre ganó el concurso abierto por el Área de Cultura del Ayuntamiento madrileño para dirigir los espacios teatrales de Matadero pretende dar un nuevo rumbo a la programación de las salas teatrales de Matadero, más centrado en la investigación escénica que en las formas teatrales convencionales. “La decisión de cambiar los nombres tiene que ver con la renovación total del espacio, que se ha desgajado del Teatro Español precisamente para que desarrolle una identidad distinta, a tono con la personalidad del centro Matadero, más enfocada a la creación de vanguardia”, explicó a este periódico Getsemaní San Marcos, directora de Programas y Actividades Culturales del Ayuntamiento.

Tras conocer la noticia, tanto la Fundación Max Aub como Fernando Arrabal enviaron sendas cartas a Carmena para pedirle que impidiera el cambio. “Max Aub del mundo merecía su presencia en su amado Madrid. Por Max Aub… únicamente”, escribió Arrabal a la regidora. La carta de la Fundación Max Aub, firmada Teresa Álvarez Aub, recordaba a la alcaldesa que “la recuperación y el reconocimiento de la figura y de la obra de Max Aub, condenadas durante años al exilio y el olvido, (…) era un acto de justicia” y trasladaba su disconformidad con una decisión “justificada con tecnicismos legales o ansias de vanguardia, ansias que Max hubiera compartido ampliamente”, subraya el texto.

Numerosas figuras de la cultura y de la política alzaron también su voz en redes sociales y otros foros para protestar por la decisión. Los grupos municipales del PSOE y el PP en el Ayuntamiento de Madrid reclamaron que se paralizara el proceso. El Área de Cultura mantuvo su posición hasta ayer, pero Carmena finalmente ha decidido paralizar la medida. “La recuperación y el reconocimiento de la figura y la obra de Max Aub merecen todo el respeto y la adhesión del Ayuntamiento de Madrid, que de ninguna manera suprimirá su nombre en la sala que lo ostenta, situada dentro de la Nave 10 de Matadero”, ha respondido la alcaldesa a Teresa Álvarez Aub. Arrabal ha enviado esta mañana una nueva postal a la regidora para agradecerle su intervención.