Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista | Óscar Graefenhain (director del ICAA)

“Muchos productores me dicen que Aznar es quien más ha hecho por el cine español”

El nuevo director general reconoce su falta de experiencia en el sector audiovisual, pero insiste en que “lo importante es saber gestionar”

Oscar Graefenhain, director general del Instituto de la Cinematografía.
Oscar Graefenhain, director general del Instituto de la Cinematografía.

El lugar elegido para la entrevista es la Filmoteca Española, la institución que le costó el cargo a su predecesora, Lorena González. Entre las viejas mesas de mármol, Óscar Graefenhain (Madrid, 1974) explica sus planes tras acceder en noviembre a la dirección del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), del Ministerio de Cultura. Este funcionario de carrera, orgulloso de serlo, reconoce que no tiene ninguna experiencia en el sector, si bien comenta que siempre ha sido muy aficionado al cine (de Coppola, Scorsese, Berlanga, Alberto Rodríguez, Sánchez Arévalo...). “Lo importante es saber gestionar”, reitera.

Pregunta. El ICAA es un cargo de gestión. Pero viniendo de Deportes, de Fomento... ¿tiene base para dirigir las cosas del cine?

Respuesta. Soy muy aficionado al cine, pero, el 90% de mi tiempo en el cargo se centra en la gestión. He pasado por Sanidad, Fomento, Deporte, Hacienda…

P. ¿Sus contactos en Hacienda, que manda tanto en el cine español, siguen siendo buenos?

R. En eso estamos. Con Hacienda hay que hacer mucha labor de despachos. Seguimos en una situación complicada que al menos seguirá dos años más. Por ahora no tengo quejas.

P. ¿La Administración del PP no tiene gente experta en el mundo del cine para un cargo así?

“Lo importante es saber gestionar”

R. No es una cuestión del PP ni del PSOE, con el que yo también he sido alto cargo. Es como con el puesto de la Filmoteca...

P. Sí, porque la nueva directora tampoco tiene ninguna experiencia en el cine.

R. Desde la Ley Miró, esta institución es una subdirección y por tanto la debe dirigir un funcionario. Y ahí se busca una persona experta en gestión, y la actual responsable es una mujer muy vinculada a la cultura por afición que se va a dejar la vida en el cargo. Lo importante es saber gestionar.

P. Pero abunda en la tesis de que el PP desconfía del cine...

R. No creo que esto sea verdad. Estamos en un momento difícil, en mitad de una transición en la que están conviviendo dos sistemas de ayudas. Pondré todo mi empeño en que el sector sepa lo que pienso. Se hace un cine magnífico, con ayudas, como otros sectores productivos de este país, y por el que voy a hacer todo lo posible. El Gobierno no va en contra del cine; si fuera así, me sentiría estúpido. El ministro y el secretario de Estado son aficionados al cine y lo apoyan. ¿Lo ideal sería tener más dinero? Sí, pero no lo hay ni aquí ni en otros sectores.

P. Tal vez este mensaje deberían repetirlo el ministro y el presidente, que afirmó no haber visto las candidatas de los Goya. ¿No?

"Estamos en un momento difícil, en mitad de una transición en la que están conviviendo dos sistemas de ayudas"

R. El ministro y el secretario lo dicen constantemente. Me preocupan más las críticas al sector desaforadas. Ha habido errores por todos los lados. En cuanto al presidente, no voy a cuestionarlo, por supuesto, y además creo que se está sacando de contexto un comentario dicho sin maldad que reflejaba la dureza de su cargo: no puedes hacer lo que te gusta.

P. Los ganadores de los Gaudí son recibidos por las autoridades, Zapatero dio una recepción a los triunfadores de los Goya; en Francia es habitual…

R. Estamos trabajando justo en eso. Y muchos productores me dicen que Aznar es quien más ha hecho por el cine español, porque cambió el modelo, empezó a negociar el 5% de inversión de las televisiones… También entendemos las reglas del juego y que en una gala haya críticas políticas. El modelo legislativo no es perfecto, pero estamos puliendo cosas. Es un sector con muchísimas posibilidades, y creo que el IVA bajará en cuando cuadren más las cifras

P. Sus dos predecesoras dijeron lo mismo sin conseguirlo.

R. No depende de nosotros. El cine es industria y a la vez es cultura, por lo que tenemos que apoyar proyectos arriesgados. El sector debería, idealmente, sostenerse por sí mismo, con desgravaciones fiscales y un modelo claro, y la Administración centrarse en filmes arriesgados. Por desgracia, no puede ser.

P. ¿Por qué se separa el IVA de los espectáculos en vivo, que va a bajar, del impuesto del cine?

"El Gobierno no va en contra del cine. Si fuera así, me sentiría estúpido"

R. Es una cuestión de cuentas. No hemos sabido generar industrias sólidas en tiempos de bonanza, cuando el ICAA tenía casi el doble de presupuesto, y ahora está en un momento de debilidad. Que la Filmoteca esté así no es un problema de seis meses, sino de muchos años. No ha habido apoyo, gestión… Pero no voy a juzgar al pasado. Queremos convertir el cine Doré [sala de proyecciones de la Filmoteca] en un centro cultural, con una cafetería divertida, con innovación, más actos… Abrirlo más a la sociedad y buscar patrocinadores como encontré para el deporte.

P. ¿Cómo?

R. Como en otros ámbitos de la Cultura. El Secretario de Estado va a anunciar el Plan 20/20 sobre la cultura y trabajamos en un fondo que apoye obras de directores noveles. Estamos hablando con Hacienda porque puede tener un retorno interesante para las empresas. No puedo contar más, pero he presentado a empresas extranjeras a productores y directores para que inviertan. No quiere decir que eliminemos fondos, sino que es un refuerzo.

P. Ese plan de apoyo a los directores jóvenes, ¿es una respuesta a las críticas a la Ley del Cine por apoyar proyectos que cuentan con al aval de las televisiones?

R. Tenemos que mejorar, porque se producen disfunciones mientras se están combinando dos modelos y por la crisis económica. Tenemos poco dinero. Sin apoyos de una televisión es complicado sacar una película adelante, independientemente de la ayuda pública. Dar ayudas a la amortización [a posteriori, dependiendo de la taquilla] es condenar a las pequeñas productoras, de ahí el nuevo modelo...

P. ¿Se ha acabado con el taquillazo (fraude en las cifras de entradas vendidas)?

R. Creo que sí. Fue un problema puntual de algunos productores, y del modelo anterior, que acaba en 2019. Ese año el dinero a la amortización podría ir a proyectos arriesgados o a guionistas.

P. Pues las exenciones fiscales, que no dependen, es cierto, de su Ministerio, no ayudan por su complejidad y su poca desgravación.

"El museo del cine tendrá su sede en el edificio de Tabacalera"

R. Está claro que en seis meses no llegaremos a un 40% de desgravación, y luchamos por incrementar estos incentivos, pero otro proyecto en marcha es clarificar todo el papeleo en una plataforma en la que volcar todos los procedimientos, sin entrar en conflicto de competencias, para que todo sea accesible fácil y digitalmente, y para que se pueda resolver telemáticamente. Debemos unificar esfuerzos, ser ágiles.

P.  Del dinero sigue dependiendo de Hacienda.

R. Porque así es el sistema presupuestario español. Y yo no me siento perseguido por ese Ministerio. Las cuentas son las que son. Yo quiero priorizar la promoción del cine español en el exterior y facilitar que vengan rodajes internacionales. No puede haber 18 tenderetes en los festivales internacionales. Unifiquemos y luego que cada uno venda lo suyo. También es cierto que hay poco dinero y vamos a tomar iniciativas que no van a gustar. Por ejemplo, no podemos apoyar con migajas a todos los festivales posibles, priorizaremos algunos para concentrar esfuerzos, no perdamos recursos. Lo haremos, eso sí, de la mano del sector.

P. En España hay una lacra brutal en la educación del cine.

R. No diré que despreciamos, pero es cierto que no hacemos caso a recursos maravillosos que tenemos para la educación y uno es el cine. Tenemos 2.200 docentes en Aula en Corto, y creo que hay que aumentar su importancia. O que en la Filmoteca vengan colegios todas las mañanas. Cuando pongamos en marcha el museo del cine, que espero que sea pronto, en el edificio de Tabacalera, haremos talleres como se hacen en las pinacotecas u otros centros. Trabajar en los colegios es prioritario, porque generaremos nuevos públicos. Y aprenderán el lenguaje audiovisual, en educación de valores y en antipiratería. Es tremendo que la gente aún no la vea como lo que es, un delito. Vamos a hacer una campaña muy potente en ese sentido. Si hemos mejorado en la educación sobre el alcohol o el tabaco, ¿cómo no hemos mejorado contra la piratería? También vamos a crear una app para cine español, que sirva para su promoción desde los móviles. En fin, mi puerta está abierta para todos, y prefiero que me vengan a decir las cosas a la cara. Hay demasiadas declaraciones a los medios y mucho ruido mediático, más allá de que efectivamente estamos sometidos a escrutinio público. No podemos arreglar el pasado, cambiemos el futuro.

P. ¿Qué día va a la Berlinale?

"Vamos a crear una app para cine español, que sirva para su promoción desde los móviles"

R. El domingo. Por desgracia no llego a ver Pieles, de Eduardo Casanova. Pero quiero apoyar a La reina de España. Más allá de que Fernando Trueba no estuviera a lo mejor afortunado con el comentario [al recoger el premio Nacional de Cine declaró en 2015 que no se sentía español, lo que provocó un campaña en su contra] hubo un excesivo ruido alrededor de eso, y yo haré todo lo posible porque se quiera el cine español.

P. ¿De verdad cree que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no está en contra del cine español, y no olvida anteriores protestas contra el Gobierno del PP?

R. El Gobierno no está en contra del cine español, a mí me han transmitido lo contrario, y además a Montoro se le achacan muchas cosas de las que no es responsable.

P. Cuando le nombraron director del ICAA, ¿ningún amigo le avisó con un: ‘Ufff’?

R. Ha habido algunos, pero yo soy atrevido. Es un mundo complicado, no por eso hay que asustarse. Yo defiendo lo público y lo que no puedes hacer es esconderte. Estoy aquí para asumir responsabilidades. Luego me equivocaré o acertaré, y por ahora no me siento presionado.