Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interactivo | Uno de cada cinco pueblos usa toros y otras reses en sus fiestas

El número de festejos taurinos populares crece en España mientras disminuye el de corridas

Cómo navegar en el mapa de arriba para conocer los festejos de una localidad

El toreo profesional decae. En 2015 se celebraron en todo el país 1.736 festejos taurinos profesionales, 132 menos que en 2014 y 554 menos que en 2011. En contrarse, no deja de crecer el número de eventos taurinos populares. Son los encierros, sueltas, toros de cuerda o embolados, lanzados a la mar—además de otras suertes o liturgias— que suelen aprovechar la llegada de las fiestas patronales para correr o jugar un astado. En 2015, último año con cifras cerradas, se celebraron 16.383 festejos. Hace cinco años, en 2011, fueron 2.100 menos, según la Estadística de Asuntos Taurinos del Ministerio de Cultura.

Al menos uno de cada cinco municipios acoge este tipo de celebraciones (no es posible establecer el porcentaje preciso porque una comunidad, Castilla-La Mancha, no facilita ese dato), pero están repartidos de manera muy desigual por la geografía: la mitad se celebran en la Comunidad Valenciana. El aumento general de las fiestas de todo el país se debe también, y casi en exclusiva, a su crecimiento en esa comunidad autónoma.

Esa pujanza contrasta, en especial en el caso valenciano, con el exiguo balance de las corridas profesionales en la Comunidad: en todo el año pasado, solo se celebraron 24 corridas de toros y cuatro de rejones en sus cosos.

Castellón, Valencia y Alicante, por este orden, acogen prácticamente todas las modalidades de la expresión más popular de la pasión por los toros. El más frecuente es la suelta de vaquillas (3.268, un 39% del total), seguido del toro embolado (1.828, el 22%) y el bou de corro o rogle (1.523, el 18%). Tres localidades celebran bous a la mar, un festejo en el que el astado termina en el agua: 35 se registraron en 2015, todos ellos en Dénia y Xàbia (Alicante) y en Benicarló (Castellón).

A una enorme distancia, Castilla y León es la segunda comunidad autónoma en número de festejos: 1.905, una cifra casi idéntica a la de años anteriores, en la que los encierros y las vaquillas son mayoría. Una comunidad uniprovincial, Navarra, le sigue con 1.573. La afición popular de los navarros se extiende mucho más allá de los Sanfermines, y, al igual que en la Comunidad Valenciana, va en auge: fueron 353 más en 2015 que en 2011.

En cambio, en el panorama general, la mayoría de comunidades sigue organizando el mismo número de festejos que hace cinco años. Baja un tanto Castilla-La Mancha, cuya afición se vuelca con las sueltas de reses (585 en 2015), los encierros en cascos urbanos (209) y también los campestres (186). En Aragón se organizan más de mil actividades festivas con astados al año.

En la Comunidad de Madrid (665), los encierros son las únicas actividades populares autorizadas. La siguiente comunidad en número de festejos, Extremadura (568), donde tampoco se permiten los toros enmaromados ni embolados, se comparte la afición con las sueltas. En Andalucía se celebraron 409 eventos taurinos, pero esta comunidad no ha facilitado datos de su tipología.

En La Rioja (312 festejos), cuatro de cada cinco son sueltas de vaquillas, aunque subsisten los toros enmaromados en Arnedo, Cenicero o Cervera. En las 164 actividades taurinas del País Vasco a las sueltas se añaden los sokamuturra, la variante local de los toros ensogados, que siguen celebrándose en Vizcaya y en Guipúzcoa.  

Cataluña, una comunidad en la que están prohibidas las corridas de toros, mantiene la tradición de los correbous, bous a la mar o capllaçats (enmaromados) en la provincia de Tarragona, con más de medio centenar de festejos en 2015, pero también persisten, en una forma u otra, en Santpedor, Cardona o Badalona (Barcelona) o Rosas, Olot, Vidreres y Torroella de Montgrí (Girona).

En Cantabria, con 20 eventos anuales, solo se celebran encierros, mientras que en Baleares apenas subsiste una fiesta, la del correbou de Fornalutx, en Mallorca. Anecdótico es también el caso de la Festa Do Boi en Allariz (Ourense), en la que se enmaroma un buey y que es la única de este tipo en toda Galicia.  

Según datos recopilados por Europa Press, hasta principios de septiembre de 2015 se produjeron diez muertos por asta de toro en festejos taurinos populares.

La mitad de los municipios de la Comunidad Valenciana y Madrid celebra festejos

Porcentaje de los municipios de cada comunidad autónoma (>1 festejo) donde se celebraron festejos taurinos populares en 2015.

Comunidad Valenciana 52%
Comunidad de Madrid 50%
Extremadura 48%
Murcia 44%
Aragón (*) 37%
Navarra 30%
La Rioja (*) 25%
Andalucía 18%
Castilla y León 17%
País Vasco 17%
Cataluña 4%
Cantabria 4%
Castilla-La Mancha (Dato no facilitado)
(*) El porcentaje puede variar ligeramente porque en algunos casos se ha tenido en cuenta en el cómputo localidades sin entidad de municipio.

Cómo navegar en el mapa

El mapa superior recoge las casi 1.600 localidades españolas que a lo largo del año 2015 celebraron festejos populares en los que se jugaron o corrieron toros u otras reses, según los datos facilitados a EL PAÍS por las comunidades autónomas que albergan festejos (excepto Castilla-La Mancha). Haciendo clic en la localidad aparece un desplegable en el que se detalla el mes, número y tipo de festejos celebrados en 2015. La ubicación de los puntos, referenciada por el código postal de la localidad, muestra en algunos casos una ubicación cercana a los núcleos de población)

La información entregada por Cantabria, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Comunidad Foral de Navarra, Comunidad Valenciana, Galicia, Illes Balears, incluye el mes, tipo de festejo (siguiendo la nomenclatura de cada comunidad autónoma) y número de veces que se celebran a lo largo de esas fechas.

En Extremadura se indica, además, la edad o denominación de las reses involucradas.

En las demás comunidades existen campos faltantes, enumerados a continuación:

En el caso de Cataluña la lista facilitada clasifica todos los festejos como correbous, sin más especificación. 

En Andalucía no se muestran datos específicos del festejo.

En Aragón, más allá de los animales involucrados, solo se especifica el tipo de festejos en la provincia de Teruel. 

En País Vasco no todas las localidades incluyen el mes en el que se celebran.

En La Rioja el detalle de la fecha incluye varios meses a lo largo de los cuales se celebran los festejos, al igual que en algunos casos de la Región de Murcia.

Para comunicar cualquier observación sobre el mapa, puede dirigir un email a cultura@elpais.es 

Más información