Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

5 razones por las que ‘Expediente X’ cambió la televisión

La icónica serie de los noventa regresa a un mundo 'seriéfilo' que ayudó a cambiar

Era 1993 cuando por primera vez se vio en pantalla en Estados Unidos a Dana Scully y Fox Mulder. Los agentes se encargaban de la investigación de los casos más raros y que giraban en torno a sucesos que rondaban —o se adentraban a fondo— en lo paranormal. La serie se convirtió en todo un fenómeno que alcanzó picos de 27 millones de espectadores a lo largo de sus 202 capítulos y dio lugar a dos largometrajes. Expediente X es uno de los hitos de la historia de la ficción televisiva. La expectación que ha generado su regreso en forma de miniserie de seis capítulos es la prueba de ello. Estas son algunas de las razones que ayudan a explicar el papel que ha jugado esta serie en la televisión.

- Serie de culto y fenómeno global

No a todo el mundo le puede gustar Expediente X. ¿Investigaciones sobre el telón de fondo de una conspiración gubernamental para ocultar la existencia de extraterrestres entre nosotros? ¿Abducciones? ¿En serio? Con vocación de serie de culto y tras un arranque titubeante, Expediente X creció hasta convertirse en un fenómeno global que se emitió en más de 180 países y que todavía hoy mantiene activa una potente base de fans. Su caso sirve como demostración de que no es necesario querer llegar a todo tipo de espectadores para que una serie se convierta en un éxito de grandes dimensiones.

- El fenómeno fan e Internet

Si de algo puede presumir Expediente X es de su sólida, activa y muy extendida base de fans. El fandom en torno a las investigaciones de Mulder y Scully fue pionero en acudir a Internet para compartir teorías sobre la serie, comentar los capítulos y especular sobre la relación entre sus protagonistas. Lo que hoy nos puede parecer normal, con Facebook, Twitter y centenares de páginas donde hablar sobre cualquier serie, en los noventa fue toda una novedad. Los propios guionistas de la serie acudían a esos foros para ver lo que comentaban los X-Philes, como se conocían a sus seguidores. Incluso hubo personajes de la ficción cuyo nombre era homenaje a ciertos fans y frases de la serie sacadas de esas conversaciones. Eso por no hablar de la cantidad de debates a los que dio pie la relación entre Fox Mulder y Dana Scully.

- La tensión sexual no resuelta como motor

Hablando del tema, y aunque es un recurso mucho más antiguo, una de las cuestiones que sobrevolaba la serie era, precisamente, el posible acercamiento entre sus dos protagonistas. Mulder y Scully parecían polos opuestos: él, el creyente (o que quiere creer, como reza su icónico póster); ella, la escéptica. El tira y afloja entre ambos era inevitable como recurso narrativo para enganchar a cierta parte del público. Entre sus seguidores había partidarios de la posible relación y otros que eran contrarios a ella. En su resurrección este tema también parece que estará flotando en el ambiente. ¿Qué habrá ocurrido entre ellos en el tiempo que ha pasado desde que terminó la primera etapa de la serie? Sin entrar en spoilers, en el primer capítulo ya se apunta algo importante que parece que se desarrollará más en el segundo. Y hasta ahí podemos leer.

- Mitología y "monstruo de la semana"

De los 202 capítulos de la serie, 131 estaban dedicados al "monstruo de la semana", es decir, casos que empezaban y terminaban dentro del propio episodio siguiendo el formato autoconclusivo. Los 71 capítulos restantes se centraban en la mitología de la serie. La nueva temporada también tendrá un poco de cada, con dos episodios, el primero y último, más centrados en la mitología, y los cuatro restantes de "monstruo de la semana". Ese desarrollo de un mundo propio, con tramas de largo recorrido que salían a la luz de forma puntual para permanecer latentes el resto del tiempo, fue uno de los puntos fuertes de la serie y que ha marcado una tendencia en la forma de narrar que han continuado muchas otras ficciones después de ella. Aquí, en contra de lo que ocurre en muchos otros títulos televisivos, las historias autoconclusivas regalaron algunos de los mejores capítulos de la serie.

- Inspiración y cantera de talento

Muchas han sido las series que vinieron después que no ocultan su inspiración en la serie creada por Chris Carter: Supernatural, Buffy... Quizá el caso más evidente es el de Fringe, con temática parecida y también una forma de desarrollar la serie similar, combinando casos autoconclusivos con una mitología muy potente de fondo que fue ganando peso según avanzaban los episodios. Más allá del hecho de poner de moda la temática sobrenatural, Expediente X también dejó un legado para la posteridad a través de su sala de guionistas, de donde salieron nombres como los de Vince Gilligan (Breaking Bad, Better Call Saul) o Howard Gordon (24, Homeland). También lanzó la carrera de dos actores desconocidos hasta entonces, David Duchovny y Gillian Anderson. Las cosas le han ido mejor a ella (triunfando en series como The Fall (La caza) o Hannibal y en el teatro) que a él (Californication, Aquarius y una ristra de películas que pasaron por la gran pantalla con más pena que gloria).

Más información