‘Expediente X’, la verdad sigue estando ahí fuera

La serie regresa con una nueva temporada que recupera a los protagonistas y su mitología

Desde 1993, la verdad está ahí fuera. Fue entonces cuando Expediente X debutó en las pantallas convirtiéndose durante nueve temporadas, 202 episodios y dos largometrajes en un fenómeno cultural que se propagó de forma viral antes incluso de que existieran las redes sociales. Veintitres años más tarde hasta sus protagonistas, David Duchovny y Gillian Anderson, y su creador, Chris Carter, se preguntan qué les ha reunido de nuevo a una hora de Vancouver (Canadá) después de haberse pasado años intentando borrar de sus vidas todo rastro de la serie que les dio la fama y que hoy regresa en Estados Unidos y el martes lo hará en España en Fox (22.20). “Hubo un momento en el que me temí que eso iba a ser todo”, afirma Duchovny. Lo mismo ocurrió con Anderson. “Trabajé tanto para alejarme de Scully, la enterré tan profundo que pensé que nunca volvería a salir a flote”.

Un misterioso rodaje

La otra pregunta es si los seguidores de la serie siguen ahí. “Somos conscientes del cambio. Dejamos la televisión en 2002 cuando los reality shows dominaban el panorama y poníamos nuestra fe en el Gobierno para que nos protegiera de atentados como el de las Torres Gemelas. Ahora hemos vuelto a un momento mucho más similar a la década de los noventa, incluso más interesante”, asegura Carter. Un momento de desconfianzas que esperan sea el perfecto campo de cultivo para el regreso de Expediente X.

El rodaje de la miniserie es tan misterioso como su trama. En un hangar hay una casa para Fox Mulder y otra para Dana Scully, esos es todo. La historia arranca ocho años después del segundo largometraje, y ni sus protagonistas saben mucho de la relación de estos dos agentes del FBI. “No sé si en este tiempo se han casado. Tengo mis dudas porque no me imagino a Scully vestida de blanco”, se ríe Anderson. A su lado, Duchovny adelanta que el público se encontrará con el mismo Mulder aunque más mayor y con otra energía. “Ha tirado la toalla. Ni tan siquiera se afeita”, bromea. El set que simula ser su casa está lleno de vIdeocasetes tirados por el suelo y notas en papel donde la era digital no parece haber llegado. “No creo que le destripe nada diciendo que algo me vuelve a poner las pilas”, continúa.

Mitología y “monstruo de la semana”

La nueva miniserie de Expediente X (seis episodios) está pensada para que se desarrolle como una película de seis horas, donde el primer y el último capítulo serán fieles a la mitología de la serie y los otros cuatro serán lo que se describía como “el monstruo de la semana”, capítulos con historias autoconclusivas.

“Ese es nuestro punto fuerte como serie, que somos muchas cosas. Expediente X es algo más que una serie dramática. Es una de suspense, de horror, incluso una comedia”, recuerda Chris Carter. Lo que el nuevo Expediente X no es, según su creador, es un remake. “Odio la política de desempolvar viejas series”.

Tras el desánimo inicial, Mulder volverá a ser quien era, incluidas sus manías de lanzar lápices como dardos o comer pipas mientras piensa. “Reproducimos momentos típicamente propios de Mulder y Scully, recreando lo creado para responder a nuestros fans pero en un universo más rico”, dice Anderson sin soltar prenda del arco narrativo.

“Todos nos sentimos algo oxidados el primer día”, recuerda Duchovny de un rodaje que tuvo lugar de mayo a septiembre y que tomó unos 10 días de filmación por episodio. “Fue especialmente duro volverme a enfrentar a esos horrorosos monólogos que a Chris le gusta escribirme donde digo cosas que no tienen ningún sentido pero las tengo que decir serio, rápido y con aire de que sé lo que me digo”, añade sin contener la risa.

Uno de estos monólogos es el que abre esta nueva conspiración. Sus responsables ya están pensando en ir más allá. “Ya sé que me tuvieron que convencer para volver”, habla Gillian sin mencionar que sus reticencias fueron las que redujeron el nuevo Expediente X a seis episodios. “Pero otra versión reducida de seis o quizá ocho episodios puede ser divertida”, añade. Los demás están de acuerdo. “Es la experiencia más marciana de mi vida. El hecho de que sigamos hablando de Expediente X 23 años más tarde es de otro mundo”, sella Carter confiando en que el apoyo de sus seguidores, como la verdad, todavía siga ahí fuera.