Selecciona Edición
Iniciar sesión

Música clásica para el pueblo

Canal + Series estrena la segunda temporada de ‘Mozart in the Jungle’ en un maratón el 31 de diciembre tras las uvas

El actor Gael García Bernal, en una escena de la serie 'Mozart in the Jungle'

"La música clásica lleva perdiendo dinero desde hace 500 años”, decía Gloria, la presidenta de la orquesta interpretada por Bernadette Peters, en la primera temporada de Mozart in the Jungle. Pero el éxito de la serie creada por Roman Coppola, Jason Schwarztman y Paul Weitz, nominada a dos Globos de Oro (mejor comedia y mejor actor para Gael García Bernal), y el estreno ahora de su segunda temporada (en un maratón en Canal + Series el 31 de diciembre tras las uvas, 0.30) parecen querer llevarle la contraria a esa afirmación.

“La clave está en que nos enseña como a seres humanos que disfrutan de una pasión. Y da la casualidad de que esa pasión es la música clásica”, dice Peters, que en esta temporada también podrá tirar de su pasado musical en Broadway.

Una serie reveladora

Inspirándose en las memorias homónimas de la oboísta Blair Tindall, Coppola, Schwartzman y Weitz, querían precisamente acercar el mundo de la música clásica a la sociedad y, sobre todo, a la gente joven. Por eso, actualizaron y suavizaron la historia de Tindall, pasándola de un Nueva York oscuro de los ochenta a uno más luminoso hoy. “Y nuestra protagonista —Hailey, interpretada por Lola Kirke, hermana de una de las Girls, Jemima Kirke— es mucho menos torturada, y más inocente. Aunque irá perdiendo esa inocencia en la segunda temporada”, avanza Weitz.

Si durante la primera temporada ya habían recibido buenas críticas desde el mundo real que retratan, las bambalinas de la “élite musical”, ha sido ahora cuando se han dado cuenta de que lo estaban haciendo bien. “Han visto que nuestro corazón estaba en el lugar adecuado: se supone que debe ser una serie divertida y entretenida, pero también reveladora para la gente a la que no le gusta tanto la música clásica”, explica Schwartzman.

La prueba definitiva fue cuando la Filarmónica de Los Ángeles les llamó para que rodaran allí el primer episodio de la segunda temporada. Y, a pesar de que siempre se rumoreó que el otro protagonista de la serie, Rodrigo, el director de orquesta y espíritu libre a quien interpreta Gael García Bernal, se basaba en su director, Gustavo Dudamel. “Fue él quien invitó a Gael a dirigir la orquesta en el Hollywood Bowl y le dio unas clases. Estoy seguro de que hay errores, pero a todos les gusta el espíritu de la serie, que digamos que este mundo no es solo para clases altas”, continúa Weitz.

De hecho, los cameos de grandes figuras actuales de la música clásica se han multiplicado esta segunda temporada. Desde el propio Dudamel en ese primer episodio que marca “un tono mucho más grande y épico” a los pianistas Lang Lang y Emanuel Ax; el violinista Joshua Bell o el director musical de la Filarmónica de Nueva York, Alan Gilbert. También hay hueco para el tío abuelo de Schwartzman y Roman Coppola, el compositor Anton Coppola, como un famoso oboísta que dará confianza a Hailey.

“Uno de los principales temas de esta temporada serán las dudas de Hailey”, comenta Schwartzman. “Le ocurre mucho a esta gente que ha decidido su profesión y sueños tan pronto. De repente se preguntan si es de verdad lo que quieren hacer”. Y eso mismo les sucederá al resto de los músicos. “Yo sigo siendo la protagonista, pero las historias de otros personajes cobrarán mucha más fuerza”, añade Lola Kirke. “Y tiene todo el sentido, porque estamos hablando de una orquesta”.

Schwartzman, director

El actor de Academia Rushmore y El viaje a Darjeeling se estrena tras la cámara en la segunda temporada de Mozart in the Jungle. Dirige el cuarto episodio, “uno de esos en los que hay de todo: música en directo, una escena de amor, gente desnuda en el set, estrellas invitadas…”. “Nos reímos mucho en el rodaje porque en lugar de decir ‘Acción’, gritaba: ‘Uno, dos, tres, emocionadme’ o ‘Uno, dos, tres, encantadme”, cuenta Saffron Burrows, Cynthia, la violoncelista en la serie.

“Es el capítulo con más músicos profesionales, tipos increíbles como Emanuel Ax. En un momento me puse a escucharles hablar de las sinfónicas de Indianápolis y de sus cosas y pensé: ‘Por eso hacemos esta serie”, concluye Schwartzman.