Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Primavera Sound da el salto hacia los negocios

El Primavera Pro, el espacio del festival destinado al encuentro entre empresarios, multiplica su impacto y aspira a convertirse en un referente europeo

Detrás de todo gran festival artístico hay una cocina donde se hacen los negocios. Y al Primavera Sound de Barcelona era lo único que le faltaba para dar el salto definitivo (que comenzó en 2009) y situarse como una de las referencias mundiales de la música. También en el interés empresarial. Este año, ese lugar del festival barcelonés, el Primavera Pro, ha cobrado un gran impulso (en parte gracias a la subvención de 120.000 euros que ha recibido el evento por primera vez de la Generalitat), y estos días es fácil ver a distribuidoras, agentes y promotores cerrando negocios en las salas del hotel Me, sede del mercado del Primavera. Todo ello siempre en relación al campo de la música en vivo.

"El año pasado teníamos un espacio puramente de encuentro en el recinto del festival para las tardes, pero lo hemos ampliado al día para que pueda haber conferencias y salas de reuniones", explica Albert Guijarro, codirector del festival y responsable del Primavera Pro. Por las tardes, junto al mar, la organización ha montado una especie de chill-out donde los empresarios pueden tomar algo mientras discuten de sus asuntos.

No hay datos del volumen de negocio que genera el evento, porque según los responsables es muy difícil seguirle la pista a los tratos que quedan apalabrados durante el festival y que luego pueden fructiferar o no. Pero hay unas 1.100 personas acreditadas hasta el momento y el presupuesto es de 240.000 euros. Cada participante paga 250 euros y tiene derecho a usar los espacios, asistir a las conferencias y utilizar la base de datos del Pro. La idea es que este espacio vaya creciendo cada vez más (el año que viene casi doblará su presupuesto) y pueda competir con Eurosonic, el hasta ahora mercado más importante de Europa.

El festival quiere convertirse en una bisagra de negocio entre EE UU, Europa y América Latina. "Podemos aprovechar el tirón de la lengua para favorecer el encuentro con países latinoamericanos", explica Guijarro. Empresas como Live Nation, Pias o festivales como Coachella, Fujirock o South by Southwest están presentes este año en el encuentro. Además, varios varios países (Canadá, Austria, Brasil, Polonia y Chile) y tres comunidades autónomas (Galicia, Andalucía y Canarias), en colaboración con el festival, han seleccionado a algunas bandas para que puedan promocionarse en el certamen y abrir mercado. El ICEX también está presente y montó el jueves por la mañana un encuentro con empresarios del sector.