Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis fuerza la suspensión del festival Summercase

La empresa organizadora, Sinnamon, afirma que se celebrará el año que viene

En un escueto comunicado difundido por la empresa Sinnamon, propietaria del sello discográfico de igual nombre, de la popular sala Razzmatazz de Barcelona y organizadora, entre otros, del festival Summercase, se ha hecho público que la IV edición de este festival de verano se aplaza hasta el año que viene.

El Summercase, un festival de pop-rock con marcada vocación británica y cuya característica más descollante era que se celebraba simultáneamente en Barcelona y Boadilla del Monte (Madrid) no ha resistido según sus organizadores a la coyuntura económica, que según indican de forma textual en el comunicado "no garantiza la celebración de nuestros eventos con la calidad que desearíamos".

Considerando que la crisis no afecta a la contratación, cuyos precios no han sufrido oscilaciones de relieve, ni a la producción, cuyo coste no se apartaría en exceso de lo presupuestado en la última edición, Pedro Moscoso, responsable de prensa de Sinnamon, manifestó que "lo fundamental de la medida consiste en concentrar los esfuerzos de la empresa en las otras líneas de negocio, tales como la sala Razzmatazz, el sello discográfico y la contratación de giras de conciertos".

Sobre los demás festivales impulsados por Sinnamon, Pedro Moscoso declinó pronunciarse de momento sobre la celebración del Creamfields (ediciones en Andalucía y Galicia) y del Wintercase, festival itinerante de invierno, pero aseguró que los festivales de nuevo cuño impulsados por Sinnamon, tales como el Ola Festival, Forward Festival, Weekend Dance o el Daydream, que nació el año pasado para arropar la actuación de Radiohead en Barcelona, no se celebrarán este año.

Moscoso afirmó finalmente que "la organización contaba con patrocinadores para la realización del Summercase", descartando de esta manera que su ausencia estuviese en el fondo del aplazamiento de su edición 2009.