Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Fariña’: cuando el narco estaba tan cerca

Antena 3 comienza el rodaje de la serie que recreará el tráfico de drogas en la Galicia de los ochenta

Rodaje de 'Fariña' en Galicia.
Rodaje de 'Fariña' en Galicia.

El sol cae a plomo sobre la larga playa de As Furnas (Porto do Son, A Coruña), el escenario escogido para el rodaje de una de las primeras escenas de Fariña, la nueva serie de Antena 3. El ventoso paraje natural, casi siempre batido por grandes olas que se van tomando el relevo camino de la orilla, aparecía también en la película Mar adentro de Alejandro Amenábar porque fue aquí donde el valiente Ramón Sampedro sufrió el accidente que lo dejó tetrapléjico.

Hoy, en este paraíso surcado de canales de roca y piscinas naturales, se rueda un encuentro entre vecinos de pueblos marineros que han decidido pasarse al lado oscuro para amasar una inimaginable fortuna. Son famosos narcotraficantes de la Ría de Arousa, socialmente aceptados en su entorno. Dicen que podrán burlar la ley siempre que no los pillen con las manos en el alijo. Y saben que cuentan con la mirada amable de algún mandatario local que vela por la boyante economía de la zona antes que por otras cosas. A fin de cuentas, son solo emprendedores que un buen día se metieron a contrabandistas para espantar el hambre y otro no tan bueno acabaron internándose en el turbio negocio del narcotráfico, una actividad que pocos años después barrería generaciones y segaría muchas vidas jóvenes.

Fariña, dirigida por Carlos Sedes y basada en el ensayo periodístico del mismo nombre de Nacho Carretero, aspira a contarle a toda España esa novela negra que se convirtió en el día a día real de una parte de Galicia entre 1979 y el estallido de la Operación Nécora, 13 años después. Ese recorrido vital que llevó a los grandes capos, Sito Miñanco, Manuel Charlín o Laureano Oubiña (interpretados respectivamente por los actores gallegos Javier Rey, Antonio Durán Morris y Carlos Blanco) a traspasar todos los límites centrará los primeros 10 capítulos. El rodaje durará 26 semanas hasta noviembre en las que se recorrerán diferentes localizaciones de Galicia. Si la serie funciona, la productora Bambú acometerá el año que viene una segunda temporada, también de 10 episodios, que narrará la situación del narcotráfico entre 1992 y la actualidad.

El reparto de 'Fariña'.
El reparto de 'Fariña'.

A lo largo de esas primeras 10 horas, el guion, siempre revisado y corregido por Nacho Carretero, urdirá una trama por la que desfilarán hasta 120 actores, en su gran mayoría gallegos. Habrá miembros de los clanes, agentes del orden, parientes reticentes al nuevo negocio millonario y también políticos corruptos. Unos aparecen con sus nombres reales, y señalan directamente a los protagonistas de aquellos desgraciados episodios de la realidad. Otros figuran con su identidad más borrosa y nombre y apellido supuestos. Ramón Campos, productor de la serie, reconoce que no se ha puesto en contacto con los auténticos jefes de los clanes que fueron condenados por tráfico de drogas; en cambio, sí se reunió para comer con un exnarco que ya había salido de prisión. Quería que ilustrase al equipo sobre los entresijos de la época y la visión que en la comarca arousana se tenía de Charlín, Miñanco y Oubiña. En la rueda de prensa con la que se presentó la semana pasada la serie en Santiago, los actores no revelan si ellos, por su cuenta, contactaron con alguno de estos para beber de las fuentes reales.

El equipo de Fariña es consciente de que la serie, inevitablemente, va a ser comparada con Narcos, de Netflix. Hasta la tipografía de su cartel se le parece. Pero este es narcotráfico autóctono, la triste verdad que azotó el pueblo de al lado, donde los grandes capos parecían hombres normales, que "jugaban la partida de dominó" con el resto de los vecinos en el café de siempre.

El juez Garzón y Carmen Avendaño

Tristán Ulloa es el antagonista de Miñanco, el guardia civil que en el fondo "comparte con él mucho de la forma de ver la vida". La esposa del narco protagonista, Nieves, es encarnada por Marta Larralde y el papel de Camila, la amante, es interpretado por Jana Pérez. El padre de Sito, incapaz de moverse en la "nueva realidad" de su hijo millonario, es el actor Celso Bugallo, mientras que Manuel Lourenzo promete "meter la carne dentro del guion" en su papel de Terito, el veterano jefe de los contrabandistas que se resiste a entrar en las drogas y en los ajustes de cuentas.

Por los capítulos también desfilan los carteles colombianos, la madre coraje Carmen Avendaño (Iolanda Muiños) y el juez Baltasar Garzón (Miquel Fernández). "Todos nos mojamos mucho, va a haber un antes y un después en la ficción de este país tras esta serie", defiende el actor principal, Javier Rey. "Porque no venimos a contar mentiras... aquí nos enfangamos y contamos toda la verdad".

Más información