Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
poesía

Una raza nueva

'Actos impuros', de Ángelo Néstore, constata el nacimiento de una voz poderosa

Una raza nueva

Pocos meses después de la publicación de Adán o nada. Un drama transgénero (Bandaàparte) acaba de ver la luz Actos impuros, con el que Ángelo Néstore (1986) obtuvo el Premio Hiperión. Si Adán o nada se ofrecía como la escenificación de una personalidad escindida, Actos impuros se vuelca en un lirismo descarnado y con aristas. A pesar de estructurarse en cuatro secciones, el libro puede dividirse en dos bloques. El primero indaga en la corteza corpórea de quien asegura pertenecer a “una raza nueva de hombres”, entre la celebración del orgullo queer y la reivindicación de una naturaleza “monstruosa” que encuentra un correlato en el minotauro mitológico. El segundo eje de Actos impuros nos traslada desde el sexto hasta el cuarto mandamiento para proyectar la imagen de una maternidad / paternidad truncada. En las secciones ‘Hija imaginada’ y ‘Cantos a una cuna vacía’, el autor nos habla de la intemperie afectiva de alguien que sabe que sus planes de futuro desafían las leyes de la biología y el estricto código de los derechos civiles.

Néstore recita con modulación propia las Palabras para Julia, de José Agustín Goytisolo, y las ‘Palabras a una hija que no tengo’, de Andrés Neuman, pero logra dotar de una dimensión política a su confidencia íntima: “Mi niña que no es mi niña vive como yo en las afueras”. Al final de Actos impuros el lector sentirá la conmoción ante un desgarro que se expone sin amago de sensacionalismo, y la constatación de asistir al nacimiento de una voz poderosa. Los griegos lo llamaban catarsis.

Actos impuros. Ángelo Néstore. Hiperión, 2017. 61 páginas. 10 euros.