Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escuchando en la oscuridad

La estolidez del gesto que François Cluzet imprime al protagonista encaja armónicamente con una apuesta de estilo acusadamente minimalista

Fraçois Cluzet en 'Testigo'.

TESTIGO

Dirección: Thomas Kruithof.

Intérpretes: François Cluzet, Denis Podalydès, Sami Bouajila, Alba Rhorwacher.

Género: thriller. Francia, 2016

Duración: 88 minutos.

Desempleado y en proceso de reconstrucción personal, de reunión en reunión de Alcohólicos Anónimos, Duval, el protagonista de esta historia, recibe una de esas ofertas de trabajo que confirman la contemporánea vigencia de lo kakfiano: transcribir, con la mayor objetividad notarial, las grabaciones de una serie de llamadas interceptadas. La estolidez del gesto que François Cluzet imprime a su personaje encaja armónicamente con una apuesta de estilo acusadamente minimalista, que es, al mismo tiempo, la gran fortaleza de una película que sabe capturar la opresiva asepsia de los nuevos entornos laborales y el punto débil de este thriller, que, por su autoimpuesta naturaleza sustractiva, no habilita ángulos ciegos para camuflar las claves de su enigma.

En su debut como director, Thomas Kruithof parece guiarse por el referente del thriller paranoico de los 70, con La conversación (1974) de Francis Ford Coppola como modelo preferente. Cuando la trama enfrenta al protagonista con una grabación en la que escucha su propia voz, el sustrato kafkiano empieza a flirtear con los obsesivos juegos de desdoblamiento propuestos por Philip K. Dick. Testigo, no obstante, no logra preservar por mucho tiempo su juego de incertidumbres y, en sus tramos finales, termina por sucumbir a ciertas mecánicas de thriller mucho más convencional y previsible de lo que se anticipaba. No obstante, la ópera prima de Kruithof puede presumir de un considerable toque de distinción en una zona equidistante de la tradición del polar y de la contemporánea tendencia del cine europeo de mimetizar rutinariamente modelos estadounidenses.

Más información