Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deseo de amor eterno

La fragilidad de Marion Cotillard se convierte en un instrumento fundamental para transmitir el fuego interior de la protagonista

Marion Cotillard en 'El sueño de Gabrielle'.

EL SUEÑO DE GABRIELLE

Dirección: Nicole Garcia.

Intérpretes: Marion Cotillard, Louis Garrel, Àlex Brendemühl, Victoire Du Bois.

Género: drama. Francia, 2016

Duración: 120 minutos.

Las aguas de un río fluyen bajo el sexo de Gabrielle en el octavo largometraje de Nicole Garcia, dejando claro que, a diferencia de la breve novela en la que se basa, aquí la voz narrativa va a ser confiada al impetuoso deseo de su protagonista, mujer capaz de vivir el amor con una de esas intensidades capaces de alterar la percepción y transformar la realidad. Si en Mal de piedras, la italiana Milena Agus proponía contemplar la desaforada vehemencia romántica de Gabrielle a vista de nieta, como quien intuye, en una foto antigua, un aire más puro o el penetrante sabor que las frutas del presente ya han perdido, Nicole Garcia prefiere, en su lectura, que hablen los sentidos de su protagonista y que sean ellos los que determinen la escritura eminentemente sensorial de su película.

La fragilidad de Marion Cotillard se convierte en un instrumento fundamental para transmitir el fuego interior de ese personaje, cuya familia no deja de sancionar como anomalía. El modo de domesticar esa anomalía será el matrimonio arreglado con un jornalero español, que Álex Brendemühl convertirá en una presencia tan afectuosa como opaca… hasta que el desenlace revele ese espesor que el actor ha sabido modular, casi en silencio, a lo largo de todo el metraje. Una temporada de convalecencia en un balneario lanzará a Gabrielle en brazos de un militar que Louis Garrel transforma en la última palabra en fantasías románticas en torno a la figura del amante moribundo.

El sueño de Gabrielle compromete su coherencia en su tramo final, cuando lo que hasta ese momento había sido guiado por el deseo irracional recurre, paradójicamente, a la racionalidad para atar cabos. Compensa el desengaño que ahí la luz caiga sobre el tercer personaje en discordia, revelando otra forma, serena pero profunda, de amar.

Más información