Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amar en tiempos sangrientos

Este drama aspira a ser el perfecto 'digest' para ilustrar al público mayoritario sobre el brutal genocidio armenio, sirviéndolo como melodrama

Christian Bale y Charlotte Le Bon, en 'La promesa'.

LA PROMESA

Dirección: Terry George.

Intérpretes: Oscar Isaac, Christian Bale, Charlotte Le Bon, Angela Sarafyan.

Género: drama. Estados Unidos, 2016

Duración: 133 minutos.

Mientras el cine estaba decidiendo su identidad como arte preferentemente narrativo e iba refinando sus modos de expresión, la Historia ya estaba proporcionando al siglo XX algunos de esos traumas colectivos que, a la larga, acabarían planteando serios problemas de representación a ese nuevo arte. Por ejemplo, el genocidio armenio –en su momento frivolizado por el propio Adolf Hitler, arquitecto de la atrocidad que se convertiría en el tabú de representación por excelencia-. Todavía pendiente de ser reconocido, entre otros, por el gobierno estadounidense y negado sistemáticamente por la Turquía, el exterminio de más de un millón de civiles de origen armenio se ha convertido en un vacío a la espera de ser rellenado. En los últimos años, diversos cineastas, de Atom Egoyan a Robert Guediguian pasando por Fatih Akin, se han mostrado dispuestos a asumir, de maneras muy contrastadas, la responsabilidad de restituir esa memoria del horror. Proyecto financiado por el millonario de origen armenio Kirk Kerkorian -que, cuando la idea original todavía llevaba el título de Anatolia, no logró levantar la película pese a hallarse al frente de MGM-, La promesa aspira a ser el perfecto digest para ilustrar al público mayoritario sobre el sangriento episodio, sirviéndolo bajo la bandeja tradicional del melodrama de trasfondo histórico a lo David Lean (pero sin David Lean).

Identificar a los actores españoles camuflados entre el ingente reparto –Luis Callejo, Julián Villagrán, Abel Folk, Alicia Borrachero, Simón Andreu, etcétera…- puede proporcionar un moderado pasatiempo a quien sienta asfixia ante el abrumador exceso de convención de este melodrama con triángulo amoroso y exterminio al fondo. Pero quizá un trabajo tan rutinario no deje de cumplir su función: a fin de cuentas tanto da recurrir a La promesa como a Keeping Up With the Kardashians mientras quede claro que ocurrió lo que ocurrió.

Más información