Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palabras transformadoras

Un documental que descubre las intricadas estrategias de lenguaje entre las bambalinas de la política

Imagen de 'Clase valiente'.

CLASE VALIENTE

Dirección: Víctor Alonso Berbel.

Documental. Género: Político. España, 2016.

Duración: 75 minutos.

Cuando el documentalista Erroll Morris dedicó uno de sus trabajos a la sinuosa figura de Donald Rumsfeld, tuvo bastante claro que el pulso que tenía que librar con su objeto de estudio debía desarrollarse sobre el cuadrilátero de los usos (perversos) del lenguaje. El secretario de defensa capaz de soltar frases como “la ausencia de pruebas no prueba la ausencia de nada” o de justificar determinadas intervenciones militares esgrimiendo conceptos tan ladinos como el de las “certezas desconocidas” –es decir, según Rumsfeld, “cosas que creemos saber, pero que resulta que desconocíamos”- se revelaba un auténtico maestro de la deformación semántica al servicio de un poder interesado en alargar la distancia entre un objeto y su significado. Desde el momento en que pensamiento es lenguaje, está claro que la acción sobre el mismo posee un abrumador potencial para la manipulación, pero también para el cambio de paradigma y la intervención utópica sobre lo real. Orwell tuvo claro que una distopía tenía que fundarse sobre una rígida neo-lengua. En el otro extremo, la reciente infiltración en el habla cotidiana de determinados términos –aunque algunos suenen tan ortopédicos como empoderamiento- alienta la superación de arraigadas herencias.

En Clase Valiente, lúcido, apasionante y sintético trabajo nacido como proyecto final de grado de Comunicación Audiovisual en la Universidad Pompeu Fabra, una reflexión a varias voces sobre las sutilezas y claroscuros del lenguaje político, bajo la luz de la neurolingüística, se alterna con la crónica de la puesta en práctica de un experimento de infiltración semántica orientado a la inserción de un nuevo concepto en el discurso público. Por su naturaleza, el documental necesita recurrir repetidamente al busto parlante –por ahí desfilan, entre muchos otros, Iñaki Gabilondo, Owen Jones, Íñigo Errejón, Miguel Ángel Rodríguez y George Lakoff-, pero encuentra imaginativas maneras de sortear los peligros de la rutina expositiva –he ahí ese eficaz juego con diversos monitores de televisión-.

Se trata, en definitiva, de una película que rasga el velo de las palabras y descubre las intricadas estrategias de lenguaje entre las bambalinas de la política, invitando a todos sus espectadores a superar su emocionalidad ideológica.

Más información