Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaha Hadid, la visión privilegiada de los espacios

Homenaje a la influyente arquitecta, fallecida hace 14 meses, al cumplirse el decimotercer aniversario de la concesión del reconocido Premio Pritzker y ser la primera mujer en lograrlo

Zaha Hadid.  Homenaje a la arquitecta anglo-iraquí

Zaha Hadid, considerada una de las figuras más influyentes de la arquitectura mundial, nació en Bagdad (Irak) en 1950 en una familia de clase alta árabe suní. Zaha Hadid fue educada en la capital iraquí, en una escuela dirigida por monjas católicas francesas, y continuó su educación secundaria en Suiza y Reino Unido. Regresó a Oriente Medio para estudiar Matemáticas en la Universidad Americana de Beirut entre 1968 y 1971. Después de obtener su título regresó a Londres para estudiar en la Architectural Association (AA) de Londres, donde se graduó en 1977 y en donde también ejerció como profesora.

En la AA, Zaha Hadid fue alumna de Rem Koolhaas (también galardonado con el Premio Pritzker) y de Elia Zenghelis, con quienes después fue socia en el Office for Metropolitan Architecture (OMA) en Róterdam. Durante su colaboración con Koolhaas conoció a Peter Rice, el ingeniero que haría posibles sus increíbles estructuras en un momento en el que llevarlas a cabo parecía imposible. En 1979, estableció su propio estudio en Londres, donde pasó la mayor parte de su vida y que conserva su nombre primigenio, Zaha Hadid Architects. En esa época consiguió también la nacionalidad británica.

En la actualidad, el estudio está formado por 400 personas de 55 países y ha realizado 950 proyecto en 44 países desde su fundación. Al frente de él, tras la repentina muerte de Zaha Hadid el 31 de marzo de 2016 por un ataque al corazón en Miami, es dirigido por quien fue siempre su mano derecha, Patrik Shumacher.

En sus primeros trabajos, Zaha Hadid visualizó sus proyectos a través de pinturas de apariencia modernista abstracta. Ella manifestaba que “hay 360 grados, así que ¿por qué quedarse con uno?”.

Se convirtió en una excelente diseñadora capaz de aplicar su talento a joyas, muebles, zapatos, bolsos, barcos o la ropa con la que se vestía. Su reputación internacional se disparó en el año 1988 tras la muestra de sus increíbles dibujos arquitectónicos dentro de la aclamada exhibición ‘Deconstructivismo en la Arquitectura’ en el museo MoMA de Nueva York.

Gracias a esta exposición tuvo la oportunidad de levantar el que sería su primer proyecto propio, la estación de bomberos de la fábrica de Vitra, construida en el año 1994.

Porque lo que representa universalmente a Zaha Hadid es su impactante obra arquitectónica, con varias obras que se inauguraron después de su fallecimiento. Pese a encontrarse enmarcada dentro de la corriente del deconstructivismo, recibió influencias de otras corrientes artísticas como el minimalismo y el cubismo. Sus obras se caracterizan por un diseño de tipo no lineal, completamente dominado por la curva con el que pretende dotar a las ciudades de realidades utópicas en las escenas urbanas. Zaha Hadid realizó una gran cantidad de obras en un corto plazo de tiempo por el éxito de los starchitects (arquitectos estrella) al principio de siglo, más conocido como el efecto Bilbao, así como por la burbuja inmobiliaria china.

De esta forma, a su primer proyecto siguieron mucho más, cada cual más singular y famoso: el Museo de la Montaña Messner Corones, en el monte Kronplatz (Italia); el Centro de Arte Contemporáneo Rosenthal en Cincinnati; la Academia Evelyn Grace, en Brixton (Reino Unido); el Centro Acuático de Londres 2012; el Centro Cultural Heydar Aliyev en Bakýu (Azerbaiyán); la sala de conciertos del Museo de Arte de Manchester; el Congress Station, primera de las estaciones diseñada por Zaha Hadid en Innsbruck (Austria); el Dongdaemun Design Plaza & Park en Seúl (Corea del Sur); el pabellón-puente de la Expo de Zaragoza 2008; la Ópera de Guangzhou (China); el edificio Pierresvives en Montpellier (Francia)...

MÁS INFORMACIÓN

Además de su trabajo como arquitecta, Zaha Hadid dedicó una gran parte de su vida a la docencia. A mediados de los años 80 impartió clases en la Escuela de Diseño de Harvard, donde ostentaba la cátedra Kenzo Tange, y en la Arquitectural Association —su alma máter—, así como en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Illinois, en la que también era catedrática y en muchas otras reputadas universidades de distintos países como la Hochschule für bildende Künste Hamburg (más conocida como la HFBK de Hamburgo), la Escuela Knowlton de Arquitectura en la Universidad Estatal de Ohio, la Universidad de Columbia, la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale y en la Universidad de Artes aplicadas de Viena.

En 2004, Zaha Hadid tuvo el honor de ser la primera mujer en recibir el Premio Pritzker. Anteriormente, había obtenido la Orden del Imperio británico por sus servicios a la arquitectura. Era miembro del grupo editorial de la Enciclopedia Británica. Asimismo, fue nombrada miembro honorario de la Academia Americana de las Artes y las Letras y del Instituto Americano de Arquitectos. Era, además, una de las patronas de The Architecture Foundation, una fundación que promueve el desarrollo y la divulgación de la arquitectura.

La obra de Zaha Hadid pasará a la historia por su visión innovadora y revolucionaria del diseño en papel y plasmadas en la arquitectura, su uso magistral de la línea curva, su inspiración a otros grandes arquitectos posteriores y por su ardua y fructuosa lucha por destacar como mujer en el panorama arquitectónico principalmente masculino.

Más información