Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTA ABIERTA AL PARLAMENTO / CONSEJO EUROPEO

Confianza, privacidad y noticias

La necesidad de reconsiderar las propuestas sobre ePrivacidad

Apoyamos el objetivo del borrador de reglamento sobre “privacidad en las comunicaciones electrónicas” propuesto por la Comisión, que tiene el potencial de depurar la economía digital y de restaurar la confianza de la ciudadanía en lo referente al uso de sus datos en Internet. Los ciudadanos tienen razón al preocuparse por el uso que empresas de las que nunca han oído hablar puedan hacer de sus datos personales, y desconocen cómo influyen estas empresas en sus vidas digitales. Los medios de información dependemos de la confianza de nuestros lectores y apoyamos una regulación que restablezca la confianza y limpie el entorno digital. Pero los medios también utilizamos los datos que generan nuestros lectores para mejorar nuestros productos y servicios ofreciéndoles información y publicidad digital que les resulten relevantes.

Como consecuencia de la distribución digital, hoy hay más ciudadanos que acceden a noticias e información de calidad que nunca. Sin embargo, la creciente tendencia a que los consumidores accedan a contenidos informativos a través de terceros como Google News, Facebook, Yahoo, Apple News, MSN (Microsoft) y el asistente Alexa de Amazon, está cambiando la manera de consumir noticias por parte de los ciudadanos europeos (1). El resultado es que los editores dependen cada vez más de un reducido número de plataformas globales. Con las actuales propuestas sobre ePrivacidad, la Comisión plantea que los ciudadanos digitales deban dar de manera global su consentimiento a un seguimiento no estrictamente necesario cuando se conectan a Internet a través de la interfaz de un navegador. Dado que el 90% del uso en toda Europa está concentrado únicamente en manos de cuatro empresas (Google, Apple, Microsoft y Mozilla), centrarse en obtener el consentimiento del usuario a través de la interfaz del navegador podría agravar la asimetría de poder entre los editores independientes y estas plataformas digitales globales.

Los ciudadanos tienen razón al preocuparse por el uso de sus datos

Las propuestas sobre ePrivacidad contrastan con las implicaciones del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Comisión —cuya entrada en vigor está prevista para mayo de 2018—, y cuyo objetivo es reforzar la privacidad de los usuarios obligando a que sean los propios sitios web los que se aseguren de que los primeros entienden que tienen el poder de controlar la recopilación de datos relativos a sus hábitos de navegación en el contexto de cada sitio que visitan. Al establecer un permiso único y global en la interfaz del navegador, las propuestas sobre ePrivacidad de la Comisión harán que sea más difícil garantizar en la práctica la transparencia y el poder efectivo de los usuarios, y eliminarán cualquier distinción entre los editores que otorgan un gran valor a la confianza de sus usuarios y los que no lo hacen. Si bien el memorando explicativo que acompaña a las propuestas sobre ePrivacidad no prohíbe terminantemente que los editores se comuniquen con los lectores con el fin de obtener su consentimiento para el uso de cookies de terceros, preocupa el hecho de que en la práctica será tremendamente difícil convencer a los usuarios de que cambien la configuración de su navegador para permitir el uso de esas cookies. Como consecuencia, a los medios de información les resultaría imposible ofrecer a sus lectores contenidos y marketing personalizados, o proporcionarles publicidad digital relevante en sus entornos.

En la actualidad, la práctica de ofrecer a los lectores anuncios relevantes es una norma asentada en el sector de la publicidad, y resulta esencial para garantizar que los editores puedan competir con Google y Facebook, que en 2017 controlan ya el 20% del gasto mundial en publicidad. Si, a raíz de estas propuestas, los editores de noticias no podemos ofrecer publicidad relevante a nuestros lectores, nuestras posibilidades de competir con la capacidad de las plataformas digitales dominantes para obtener ingresos mediante la publicidad digital se verán mermadas, lo que acabará minando nuestra capacidad de invertir en periodismo de alta calidad en Europa.

Es fundamental una relación directa entre los usuarios y los medios

Las propuestas actuales sobre ePrivacidad harán que los datos de los ciudadanos digitales europeos acaben concentrados en manos de un reducido número de empresas globales, a consecuencia de lo cual dichos ciudadanos quedarán más desprotegidos. Esto otorgará a dichas empresas globales un mayor control sobre los datos personales de los ciudadanos digitales europeos, reforzará el predominio de esas compañías en la economía digital europea, y planteará nuevas dificultades a los editores, a pesar de que la Comisión Europea reconoce que estas cuestiones ya están contempladas en la normativa que entrará en vigor en 2018.

Al cambiar la autorización para que se recopilen datos en cada web de noticias que visiten los usuarios por una autorización global a través de un número reducido de poderosas plataformas, las propuestas de la Comisión amenazan con impedir que los medios informativos puedan desarrollar funciones básicas como la comercialización de productos y servicios, la adaptación de los productos informativos a las necesidades y los deseos de los consumidores de noticias, y la inserción de publicidad relevante y aceptable. Las consecuencias para los medios informativos serán que disminuirá su capacidad para ofrecer productos y servicios de alta calidad y que se reducirán sus posibilidades de obtener ingresos a través de la publicidad para reinvertirlos en periodismo.

Por consiguiente, es fundamental que, a la hora de implementar los objetivos de las propuestas sobre ePrivacidad, el Parlamento / Consejo Europeo trabaje conjuntamente con el sector de la información para garantizar que la norma permita flexibilidad a la hora de aplicarla. Así se podrá favorecer una relación directa entre los usuarios de Internet y los medios informativos de su confianza, en lugar de que esa relación se debilite aún más.

-------------------

1. El último Informe Reuters News –que realizó encuestas a personas de todo el mundo– concluyó que “la mitad (51%) declara utilizar las redes sociales como fuente de información con carácter semanal. Más de una cuarta parte de los de edades comprendidas entre los 18 y los 24 años (28%) afirma, por primera vez, que las redes sociales son su principal fuente de noticias, por delante de la televisión (24%)”. Como consecuencia de estos cambios, la encuesta de Reuters llegó a la conclusión de que “el aumento de noticias a las que se accede y que se consumen cada vez más a través de las redes sociales, los portales y las aplicaciones para móviles supone que en Reino Unido y Canadá, la marca que genera esas noticias pasa inadvertida más de la mitad de las veces. En países como Japón y Corea del Sur, donde los agregadores y distribuidores de noticias ya están más extendidos, cuando el acceso tiene lugar a través de las nuevas plataformas, solo se repara en la marca alrededor de una cuarta parte de las veces.

----------------------

Athesia Druck. Bernhard Paris (director de Medios).

Class Editori. Davide Fumagalli (director de Desarrollo Digital).

Der Spiegel. Thomas Hass (director general), Jesper Doub (director general Spiegel Online).

Die Zeit. Dr. Rainer Esser (director general Zeitverlag Gerd Bucerius GmbH & Co. KG), Christian Röpke (director general ZEIT ONLINE GmbH), Enrique Tarragona (director general ZEIT ONLINE GmbH).

DMG Media.Kevin Beatty (consejero delegado).

Editoriale Bresciana. Laura Airaghi (directora de Marketing).

EPC. Angela Mills Wade (consejera delegada).

Financial Times. John Ridding (consejero delegado).

Frankfurter Allgemeine. Thomas Lindner (consejero delegado).

Gazzetta di Parma. Mario De Stefano (director de Desarrollo Digital).

EDI Gruppo Editoriale. Monica Mondardini (consejera delegada).

Groupe Bayard / La Croix. Georges Sanerot (presidente del consejo de administración).

Groupe Figaro CCM Benchmark. Marc Feuillée (director general).

Groupe L´Equipe. Cyril Linette (director general).

Groupe Le Monde. Louis Dreyfus (presidente del consejo de administración).

Groupe Les Echos / Le Parisien. Francis Morel (consejero delegado).

Gruner + Jahr. Julia Jaekel (Consejera delegada), Arne Wolter (director de Desarrollo Digital).

Grupa Wirtualna Polska. Michal Branski (vicepresidente de Estrategia de Producto).

Gruppo 24 Ore. Franco Moscetti (consejero delegado).

Guardian Media Group. David Pemsel (consejero delegado).

Impresa. Francisco Pinto Balsemão (presidente).

L'Humanité. Patrick Le Hyaric (presidente del consejo de administración y director).

Libération. François Dieulesaint (gerente).

MEDIAHUIS. Gert Ysebaert (consejero delegado).

NRC. Rien van Beemen (consejero delegado).

Persgroup. Christian Van Thillo (consejero delegado).

PRISA. José Luis Sainz (consejero delegado).

Sanoma. Susan Duinhoven (presidenta y consejera delegada).

Schibsted Media Group. Rolv Erik Ryssdal (consejero delegado).

SETA. Gianluigi Campari (consejero delegado).

Süddeutsche Zeitung. Stefan Hilscher (director general Süddeutscher Verlag GmbH), Johannes Vogel (director general Süddeutsche Zeitung Digitale Medien GmbH).

Telegraph Media Group. Murdoch MacLennan (consejero delegado).

Unidad Editorial. Javier Cabrerizo (director general).