Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tomavistas, el festival paritario

El certamen, que se celebra desde hoy viernes y hasta el domingo en Madrid, cuenta con una destacada presencia de artistas y bandas femeninas

Una imagen del parque Tierno Galván donde se celebra Tomavistas.
Una imagen del parque Tierno Galván donde se celebra Tomavistas.

La frase de Tierno Galván forma ya parte de la idiosincrasia madrileña: "Roqueros, el que no esté colocado, que se coloque... Y al loro". El exalcalde de Madrid proclamó esto en un festival de música de 1984 en el Palacio de los Deportes, en plena euforia aperturista y liberadora de la Movida. Hoy, el parque que lleva su nombre aloja el Tomavistas, un festival para el disfrute melómano. Un homenaje inopinado al viejo profesor.

El evento aglutina, desde este viernes hasta el domingo, un cartel que no desmerecería en otros macrofestivales veraniegos con pretensiones mayores. Temples, la banda postpúber británica que revisita la psicodelia sesentera, solo han firmado dos fechas en nuestro país, y una de ellas es este sábado, en el Parque de Enrique Tierno Galván. "Es un espacio increíble, y nos enorgullece haber sido pioneros en volver a darle vida desde hace tres años", dice una portavoz del festival.

Habrá también retornos sonados como el de Goldfrapp, el dúo inglés de synthpop liderado por la soprano Alison, que llevaba siete años sin pisar nuestro país y acaba de sacar disco. También presentan nuevos trabajos Lori Meyers o León Benavente, solo dos ejemplos de muchas bandas nacionales que nutren el cartel. Los responsables del Tomavistas han buscado un equilibrio en su repertorio, y no solo en la paridad entre artistas foráneos y locales. "Prácticamente la mitad de las bandas tienen una fuerte presencia femenina. Queremos demostrar que la música no entiende de géneros", dicen los responsables del festival. Los Punsetes, Las Odio, Mourn, Aries o Morgan acreditan esta afirmación.

El rock setentero de The Horrors, el kraut abisal de Suuns o la música disco con dejes punk de Hercules and Love Affair completan las cabezas de cartel de relumbrón. El domingo fomentan la música en familia: los menores de 10 años no pagan. "Ya va siendo hora de que el rock deje de ser algo exclusivo para adultos", remata la portavoz del Tomavistas.