Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal invade la Feria del Libro

El país invitado muestra la nueva cara de la literatura, la música y el cine en lengua portuguesa

"Vamos para que nos conozcan". Portugal es el país invitado en la Feria del Libro de Madrid que se inaugura el próximo viernes. Filipe de Castro, el ministro portugués de Cultura, matiza sus palabras en la presentación del programa en la tarde de hoy en Lisboa. "No es que seamos desconocidos, pues somos vecinos, pero es una gran oportunidad para que nos conozcan mejor".

Amigos, hermanos o conocidos, lo cierto es que en 76 ediciones de la Feria del Libro por primera vez Portugal asiste como invitado, aunque la figura del 'país invitado' no tiene tantos años. En cualquier caso, Portugal se ha tomado la presencia en Madrid como un reto para demostrar la pujanza de su cultura. A la presentación del programa asistieron dos ministros más el embajador del país en España y para la inauguración de la feria está confirmada la presencia del presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa.

Con apenas 70.000 euros de presupuesto pero mucho aprovechamiento, Portugal ha llenado los 15 días de la feria con un centenar de actos y la lengua portuguesa de hilo conductor. El programa conjuga lo clásico y lo contemporáneo. No se olvida a Camoes, Eça de Queiroz, Fernando Pessoa, Saramago, pero se da voz a la modernidad de Valter Hugo Mãe, José Luis Peixoto o Gonçalo Tavares. La novela tiene su espacio sin menoscaba de la poesía de Sophia de Mello Breyner, Herberto Helder o Nuno Júdice.

El discurso de inauguración es para un clásico, el gran intelectual de entresiglos Eduardo Lourenço, que en vísperas de la feria cumple los 94 y sigue siendo un faro fundamental para la construcción del europeísmo. Dividida su alma en Portugal y Francia es una voz clarividente para averiguar qué nos duele.

Cerca de 40 escritores en lengua portuguesa participan, siete de ellos de países africanos y americanos, además de un centenar de profesionales del libro, aunque no solo. Hay un ciclo de cine y literatura, donde destaca Olga, de Jayme Monjardim, basada en la obra de Fernando Morais; conciertos de música de un clásico como Vitorino y un intruso como el extremeño Luis Pastor. "Queremos crear un efecto catalizador en el mundo académico", señala el ministro Castro. "Hay en España 45.000 estudiantes de portugués; Galicia, Extremadura y Andalucía incluyen el portugués en la enseñanza secundaria; 12.000 alumnos de quince universidades españolas siguen estudios portugueses".

La portugalidad de España se mostrará con la participación de varios escritores españoles como Julio Llamazares o César Antonio Molina, que hablará del iberismo de Saramago. Conferencias, conciertos, mesas redondas y hasta workshops tendrá la presencia portuguesa. El poeta Nuno Júdice ha confirmado su participación y se está a la espera de António Lobo Antunes.

Una docena de obras se presentarán en la feria, entre ellas Almada Negreiros en Madrid, los años del genio modernista, cuya exposición antológica en la Fundación Gulbenkian es un éxito absoluto. Hay mucho iberismo, mucho intercambio cultural entre la línea que separa a los dos países y que en el caso de Extremadura es solo eso, como demuestra el catedrático Antonio Sáez Delgado rompiendo cada día la barrera del tiempo. Sale de su casa de Mérida a las 9 de la mañana y llega a su cátedra de Évora quince minutos antes. La lusofonía de esta Feria del Libro va a romper fronteras.

Más información