Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos es el tercer mercado del libro digital en español

Un estudio de la distribuidora 'online' Libranda muestra que las ventas de obras en castellano en formato electrónico subieron un 6,7% en 2016

Una niña lee un libro digital en una tableta.
Una niña lee un libro digital en una tableta.

Los libros esconden misterios y aventuras. De sus hojas zarpan barcos piratas, despegan naves espaciales o emergen nuevas teorías sobre nuestras vidas. Da igual que el cofre sea de papel o electrónico: dentro, a menudo, hay un tesoro. Pero los libros digitales, además de encerrar secretos, también lo son. Años de gurús, profecías, cifras y realidades opuestas han defendido tanto su inevitable avance como su estancamiento. De ahí que cada informe de cierto alcance, como el que acaba de publicar Libranda, principal distribuidora de e-books en español con unos 58.000 títulos, pueda aclarar el panorama. El estudio, referido a 2016, muestra que las ventas de libros electrónicos en castellano subieron un 6,7% el año pasado a nivel global.

Tras España (62,2%) y México (13,2%), su tercer mercado es Estados Unidos, con un 11,4%. Por detrás quedan los principales países de Sudamérica, con Argentina a la cabeza y porcentajes que nunca pasan del 3%. “Pero esa zona crecerá mucho. Se está ampliando el catálogo y cada vez más editores están entrando en el mundo digital”, asevera Arantxa Larrauri, directora general de Libranda.

La incertidumbre sobre el libro electrónico depende de que nadie tiene datos definitivos. Pero nosotros registramos un crecimiento constante cada año”, agrega Larrauri. El estudio —el segundo que realiza la distribuidora— concluye que en España el formato digital aportó unos 33 millones, lo que supone un 3,5% del mercado total (938 millones) y un aumento del 11% en la facturación respecto al año anterior. Se excluyen, eso sí, libros de textos y académicos. Por comparar, el último cálculo de la Federación de Gremios de Editores (FGEE), que abarca toda la industria editorial, sostenía que la facturación digital representa un 5,1% del sector.

Estas cifras suelen generar lecturas distintas y polémicas. Ante todo, no incluyen la autoedición, que aumentaría y mucho el porcentaje de ingresos del mundo digital, según algunos expertos, mientras que otros la tachan de irrelevante. Larrauri, además, invita a poner el foco en otro aspecto: el catálogo de obras en papel es tremendamente más amplio. Donde ambos formatos son comparables, como en las últimas novedades o los más vendidos, el estudio sostiene que el e-book ya representa entre el 10% y el 25% de los ingresos.

Precisamente los 100 libros más exitosos ofrecen otra pista sobre el formato digital: se reparten el 20% del mercado global. Es decir, uno de cada cinco lectores opta por las mismas 100 obras. Y todavía más coinciden en dónde comprarlas: ocho de cada 10 libros digitales en español proceden de Amazon, Apple y demás plataformas internacionales. La concentración refleja y supera incluso la del mundo de papel: allí las empresas de venta “grandes y muy grandes” se reparten el 61,5% de la facturación, según la FGEE.

De ahí que en lo digital apenas quede espacio para librerías y plataformas online independientes (13,7%), bibliotecas (2,4%) y suscripciones (4%). “El potencial tecnológico y de catálogo de los grandes colosos es más amplio. Siempre es preocupante la concentración. Puede reducir la independencia y la presencia de distintas ideologías y visiones del mundo en el mercado”, aclara Larrauri. La suscripción, por lo menos, se disparó respecto al año anterior: un 93,4% más de facturación, lo que multiplica también la fe de los usuarios en encontrar su Spotify o Netflix del libro.

En su viaje hacia el futuro, sin embargo, los lectores digitales mantienen un ancla en el pasado. En todas las tipologías de publicación, los fondos tienen más público que las obras publicadas en los últimos 12 meses, con porcentajes que oscilan entre el 55,37% y el 88,21%, según la categoría. Aunque, además de la veteranía, los fondos cuentan con un as en la manga: muchos más ejemplares, ya que las novedades representan el 14% del mercado. Sea como fuere, la categoría más leída es la de ficción contemporánea, seguida por novela romántica y policíaca y de suspense. Y el libro más vendido en Libranda, Yo antes de ti, de Jojo Moyes. "¿Qué decidirías cuando hacer feliz a la persona a la que amas significa destrozarte el corazón?", pregunta su sinopsis. El misterio, esta vez, no se esconde solo en el libro. También en el lector.   

Más información