Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago Sierra recuerda con una ‘performance’ a los más de 300.000 muertos de la guerra siria

El artista organiza una lectura ininterrumpida de los nombres de las víctimas que durará ocho días

Un hombre con el cadáver de un niño tras un presunto ataque químico en Siria, el pasado abril. Ampliar foto
Un hombre con el cadáver de un niño tras un presunto ataque químico en Siria, el pasado abril. Reuters

Ocho días. 200 horas y 43 minutos. Cuatro ciudades, tres continentes. 312.000 nombres propios. Son los datos de una performance, organizada por el artista español Santiago Sierra, bajo la que late un horror difícil de imaginar. Los nombres son los de las víctimas de la guerra siria contabilizadas por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos hasta diciembre de 2016, cuando el conflicto se aproximaba a su sexto año. El tiempo se corresponde con el que tardarán un grupo de refugiados, inmigrantes de primera y segunda generación, profesores y actores —todos hablantes nativos de árabe— en leer, uno a uno, los mencionados nombres. En Tel Aviv, en Viena, en Londres, en Buenos Aires. Ocho días, del 21 al 29 de mayo. 312.000 muertos.

Es sencillo, como el nombre del proyecto: Los nombres de aquellos asesinados en el conflicto sirio, entre el 15 de marzo de 2011 y el 31 de diciembre de 2016. Se dice fácil. "Como contemporáneo de esta masacre estoy inevitablemente conectado a ella. Por otro lado, estoy conmovido por una profunda vergüenza de ser europeo y ver la infamia con la que aquellos que escapan de Siria o cualquier otro desastre son tratados. El Mediterráneo es un cementerio y Europa una cueva de piratas", dice Sierra, que no es la primera vez que organiza una performance de estas características. Como en 2004, con 120 horas de lectura continua de una guía telefónica, o en 2016 con 2025 crímenes de Estado, en la que dos arabohablantes leyeron en Madrid los nombres de los muertos en la campaña israelí en Gaza en verano de 2014.

En esta ocasión la lectura comenzará en el Centro de Arte Contemporáneo de Tel Aviv, el 21 de mayo a las cuatro de la tarde. 48 horas antes de continuar en Viena, otros dos días en el Wiener Festwochen. La cantinela fúnebre todavía parará en la Lisson Gallery londinense antes de llegar a la Bienal de Performance de Buenos Aires, donde los muertos resonaran durante 56 horas y 43 minutos.

Los nombres propios de los fallecidos fueron registrados por el Grupo de Investigación sobre el Conflicto en Siria (GICS), liderado por Pedro Brieger, profesor de sociología de Oriente Medio en la Universidad de Buenos Aires. La cuenta paró en diciembre del año pasado, pero podría haber continuado. El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, subió en diciembre la cifra de muertos hasta los 400.000, y otra estimaciones la elevan hasta los 450.000. Con lo que la performance de Sierra bien podría resistir una versión extendida: más días, más horas, más nombres propios.