Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se retransmite un Gran Premio de Fórmula 1

La carrera en Montmeló moviliza a cientos de profesionales para una compleja emisión

Despliegue televisivo de Movistar para el Gran Premio de España de Fórmula 1.
Despliegue televisivo de Movistar para el Gran Premio de España de Fórmula 1.

El despliegue tecnológico para afrontar la retransmisión del Gran Premio de Fórmula 1 de Montmeló es, por si mismo, otro Fórmula 1 de la televisión. A saber: 40 cámaras, 200 micrófonos, más de 250 personas trabajando en el cuartel general de la FOM (Formula One Management), la corporación británica que controla las carreras automovilísticas, y la que concede los derechos de emisión para mostrar al mundo lo que ocurre en los 4.655 metros del circuito de Barcelona, con sus 16 curvas y 66 vueltas. FOM lo hace por última vez ya que desde el pasado enero la estadounidense Liberty es la titular de los derechos de la F1. Y, además de sus profesionales, hay que sumar los de las otras televisiones.

En España, es Movistar la que tiene esos derechos desde hace tres años y la que se encarga de una compleja emisión para su canal Fórmula 1 (domingo, 14.00). Atrás quedan los tiempos en que las carreras se veían en abierto, aunque esta en concreto también puede verse en La 1. Todo cambia y las retransmisiones del campeonato de velocidad, también. Ya no se trata solo del visionado de la carrera en sí o de un resumen del entrenamiento para la clasificación de la parrilla. Norman Howell, director de comunicaciones de Liberty, apuntaba que quieren imprimir un cambio radical en las retransmisiones: “queremos acercar la competición y los pilotos a los seguidores a través de las redes sociales y la tecnología”. Parten del convencimiento de que la Fórmula 1 es un deporte global de impacto internacional y quieren ir más allá de las dos horas de la competición.

Howell cree que los acercamientos que están haciendo en ese sentido a las principales escuderías, como Mercedes o Red Bull, van por el buen camino. En el caso de España, es el equipo de Movistar quien está intentando dar un nuevo aire a las retransmisiones. “Es mucho más divertido y acerca más al espectador hablar con los pilotos de otra manera, más allá de lo habitual de las declaraciones típicas del pitlane o de las cuatro palabras que les arrancas en el paddock. Ayer entrevistamos a Carlos Sainz haciendo un pan con tomate. Creemos que a los espectadores esa imagen les puede decir más de sus pilotos favoritos y ellos nos cuentan que les gusta más”, comenta la periodista Noemí de Miguel, cara habitual en las retransmisiones de F1. No es fácil hacer televisión en un circuito. Para empezar porque no puede haber ni un solo cable. Los cámaras, cuatro en el caso de Movistar, se mueven de un lado a otro del circuito, del paddock o entran en el pitline con un plan de trabajo que previamente tienen que plantear –todavía- a la FOM. Esa es una de las cuestiones que, dicen, hay que mejorar.

El “circo” de la retransmisión de la Fómula 1 empezó, en el caso de Montmeló, el miércoles de esta semana con el aterrizaje de gran parte del equipo de periodistas productores y técnicos, 26 personas, que trabajan para el canal monográfico de la plataforma. Como el resto de las televisiones, el cuartel general de la FOM, y todas las instalaciones de las escuderías se montan cuando llegan a un circuito y se desmontan cuando acaban para iniciar el viaje al siguiente. Una suerte de nómadas de la alta velocidad. “Al final casi te olvidas de donde estás, a mí me pasaba como piloto, solo veía curvas y rectas, y en general ocurre bastante a toda la tribu de este mundo”, explica Pedro de la Rosa que, tras dejar de pilotar monoplazas, inició otra carrera; la de comentarista del campeonato de Fórmula 1. “Es un trabajo excitante y todavía lo sería más si ganara algún piloto español, claro”, añadía de la Rosa que ahora colabora con Movistar. Algo difícil que ocurra porque salvo sorpresas –bastantes- Fernando Alonso sigue con su viacrucis de problemas y el otro piloto español, Carlos Sainz está en la 9ª posición.

De paseo por el paddock

Una de las cosas más habituales de ver en un paddock, en este caso el de Montmeló, es la habilidad con la que técnicos, cámaras y periodistas caminan de espaldas mientras entrevistan a los pilotos. Ayer, pese a ser viernes, el circuito tenía una nada despreciable entrada público que bajo un sol de justicia seguían los entrenamientos libres de los pilotos a quienes los más afortunados –si tienen el pertinente pase- pueden ver de cerca en la zona del paddock. Un universo particular en el que todo tiene una apariencia estupenda, desde los espectaculares motorhomes de las escuderías con sus brillantes colores, a las zonas de trabajo de los ingenieros. Un espacio en el que parece que no ha lugar a todo lo que no sea estupendo y glamuroso.

Más información