Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
en pocas palabras

Nathalie Poza: “Hay una falsa positividad, sobre todo en las redes”

La intérprete vuelve al teatro después de ganar el premio a la mejor actriz en el Festival de Málaga

Nathalie Poza: “Hay una falsa positividad, sobre todo en las redes”

El drama No sé decir adiós consagró a Nathalie Poza (Madrid, 1972) como mejor actriz en el reciente Festival de Cine de Málaga. Pero ahora está volcada en la comedia. Dirigida por Andrés Lima, acaba de estrenar la obra teatral Sueño, basada en Sueño de una noche de verano de Shakespeare.

¿Qué o quién le llevó a ser actriz?

Leer a Shakespeare en el colegio, los vinilos de mi hermano, el cine… todo disparó mi imaginación y llegó de manera natural.

¿Qué libro tiene en su mesilla de noche?

Uno de Herta Müller.

¿Una obra de teatro para disfrutar leyendo?

Shakespeare siempre.

¿Qué obra refleja mejor la vida de los actores?

El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez, es maravillosa.

¿Cuál es la última obra de teatro que le ha gustado?

Phaedra, de Warlikowski, con Isabelle Huppert.

¿Cuál es su película favorita?

La ley de la calle y Las horas.

¿Se ha salido alguna vez de una función a medias? ¿O del cine?

Me salí hace poco de Lady Macbeth, que es una película buenísima pero no pude con una escena, estaba frágil. No me había pasado antes.

¿En qué obra teatral o película le gustaría haber participado?

En Apocalypse Now o The Rocky Horror Picture Show.

Sus versos favoritos de Shakespeare…

“Ay carrera vana, cuando persigue miedo y valentía huye” (Sueño de una noche de verano).

¿Qué canción escogería como autorretrato?

Candy Says (The Velvet Underground).

Si no fuera actriz, ¿qué le gustaría ser?

Músico.

¿Qué está socialmente sobrevalorado?

Hay un falso positivismo, sobre todo en las redes.

¿Qué encargo no aceptaría jamás?

Cualquier cosa que implique maltrato animal.

¿A qué actor le daría un premio Nobel?

A Mark Ruffalo, supongo. No hay muchos como él.