Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué para los argentinos todo es un ‘quilombo’?

De dónde proviene uno de los términos más utilizados en el país sudamericano y que más llama la atención de los visitantes

Cientos esperan por un lugar en el autobus, en Plaza Constitución. Ampliar foto
Cientos esperan por un lugar en el autobus, en Plaza Constitución. Télam

Diversos medios de Argentina señalan que el dueño de un correo privado le dijo a un sindicalista: “Si va a haber quilombo, que haya”; un guitarrista define a su propia banda como “un caos total, todo esto es un quilombo”; y el hijo de un actor se refiere a una obra de su padre como “un quilombo en el que mi papá se divertía”; elperiodista Ernesto Tenembaum tituló su columna en EL PAÍS: "La Argentina es un kilombo". Resulta imposible establecer un solo significado del término quilombo en Argentina, Incluso es posible que cada vez que se lo usa se quiera decir una cosa diferente. Se trata de uno de los términos más utilizados en las calles de Buenos Aires y también en el interior del país, aunque muchos argentinos ni siquiera sepan su origen y sus diferentes usos. La Real Academia Española la define como “Lio, barullo, gresca, desorden”, aunque en el sur americano adquiere algunos significados más.

Quilombo se le llama a cualquier ocasión conflictiva, de difícil resolución. Pero también existe una acepción positiva. Una fiesta muy divertida puede ser un gran quilombo, también puede serlo una idea renovadora y, en ocasiones, puede tratarse hasta de una amenaza. En Argentina, todo es según cómo se diga, de qué manera el histrionismo envuelve al término. “Es de esas palabras valija. Palabras que o combinan distintas palabras o combinan distintos conceptos. En cierto sentido son un empobrecimiento del lenguaje y un enriquecimiento de la figuración”, dice José Luis Fernández, investigador y docente de la Universidad de Buenos Aires. “No sos porteño si no decís quilombo”, explica.

El lunfardo es considerado el argot bonaerense, y se usa en forma muy habitual. Se nutre sobre todos de términos que llegaron con la inmigración, tanto europea, como africana, aunque es también lenguaje carcelario. Es tan importante en la cultura local que la licenciatura en folclore de la Universidad Nacional de las Artes tiene al lunfardo como materia obligatoria. El titular de esa cátedra es el académico Oscar Conde, quien recuerda que “la palabra quilombo se introduce en Buenos Aires a mediados del siglo XIX, antes de la creación del tango y del surgimiento del lunfardo. En las épocas donde germina el tango puede llegar a aparecer, pero no en las letras sino en poemas anónimos o milongas. Hay testimonio de eso en un libro que publicó el alemán Robert Lehmann-Nitsche, en 1923, y acá se tradujo recién en 1981 con el nombre Textos eróticos del Río de la Plata. Ahí se lee la palabra quilombo en varios poemas, pero solo con la acepción prostibularia”. Prostíbulo es otro de los significados que recibe la palabra.

¿Pero cuál es su origen? Viene del Quimbundo, la lengua de los bantúes del centro y el norte de Angola, de la cual también viene ‘milonga’, y tiene que ver con la idea de unión. “En el siglo XVII se llamaba quilombos a las poblaciones de esclavos fugitivos de las plantaciones. Eran lugares que fortificaban para defenderse de los amos que iban a buscarlos. Hubo muchos quilombos en Brasil y uno fue muy famoso, el Quilombo dos palmares, en el estado de Alagoas. Resistió durante mucho tiempo bajo la dirección de un esclavo llamado Zumbí hasta que cayeron derrotados en 1695”, dice Conde.

“En situación de queja, ante una larga fila de un trámite nos miramos entre los porteños y decimos ‘esto es un quilombo’”, describe Fernández, “En términos generales, presupone una opinión, no es descriptivo, porque nuestra sociedad es mucho más prescriptiva y argumentativa que descriptiva. No decimos ‘llueve’, podemos decir ‘es como que llueve’. La segunda frase agrega una interpretación psicológica, lo cual indica que no hablamos de los fenómenos sino de su causalidad y su destino”. “Ya sabemos que no hay ninguna palabra que tenga significado en sí”, agrega Conde, “Las palabras y las imágenes son pasajes de sentido. Podes meter quilombo en una declaración de amor y en una de guerra. Las palabras no tienen significado propio, lo que importa es entender el sistema de intercambio discursivo. Quilombo es como todas las palabras, una nota musical con un significado más o menos estable”.

“Hacer quilombo no es lo mismo que tomar el poder, cortar las calles y destruir vidrieras. Es un concepto paraguas y eso permite entender que la sociedad tiene un número indeterminado de situaciones conflictivas. Es un término que permite hacer un primer ordenamiento. El problema es cuando eso se convierte en palabra política de gestión. Cuando Francisco dice ‘hagan lío’ (aquí hubiese sdicho hagan quilombo), está genial, pero si después encuentro a un tipo rompiendo una iglesia diciendo que el Papa dijo que hagamos lío, hay que explicarle que no se trata de eso”, dice el lingüista.

Para conocer a los porteños, quien mejor que un taxista, esos que conducen verdaderos bancos de sonidos citadinos. Sobre todo uno con experiencia, como Eduardo Stizza, que maneja desde hace 30 años unas 12 horas por día. Aproximadamente, unas 90.000 horas de de su vida. “Quilombo es una de las palabras que más usamos. Yo mismo la utilizo muchísimo. Si el que va atrás te habla del país, es un quilombo; si te habla del tránsito, es un quilombo, de la AFA y [Jorge] Sampaoli es un quilombo, los derechos humanos, las tarifas, la inflación; y si te habla de su propia vida también es un quilombo. En realidad no es culpa de la palabra, es culpa de la realidad”, resume antes de cobrar y quejarse porque recibe un billete de 500. Ese que después es un quilombo cambiar.

Más información