Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arqueología jazzística

Resonance recupera grabaciones inéditas realizadas por The Three Sounds entre las cálidas paredes del Penthouse de Seattle

Arqueología jazzística

Gene Harris no era el genio que dicen algunos, ni el mediocre pianista de bar que dicen otros. Lo que sí hizo fue liderar uno de los tríos más representativos de la cara más amable del jazz entre finales de los cincuenta y principios de los setenta, junto a su amigo de la infancia el baterista Bill Dowdy y el contrabajista Andy Simpkins. ¿Genio? No. ¿A reivindicar? Siempre. Porque el legado de The Three Sounds sigue siendo uno de los más característicos de un jazz que en la historia del género se las tuvo que ver con los movimientos rupturistas de leyendas como Miles Davis, John Coltrane u Ornette Coleman.

Mientras estos reinventaban el jazz desafiando sus preceptos, Harris y los suyos solo querían continuar la exquisita tradición de su formato y hacer disfrutar al público. Ahora, el sello Resonance vuelve a hacer un alarde de arqueología jazzística para recuperar este puñado de grabaciones realizadas entre las cálidas paredes del Penthouse de Seattle, club legendario pese a su corta andadura (en el cual John Coltrane registró su volcánico Live in Seattle en 1965). The Three Sounds tocaban allí regularmente, con esa excitante rutina de humilde artesano del jazz: entrar, comprobar si el piano está afinado y a tocar.

Así suena esta selección de temas inéditos, con la inconfundible naturalidad y espontaneidad de un grupo sólido como una roca en un pequeño club de jazz. Aparte del repertorio en sí, con pequeñas joyas como ‘Bluesette’, ‘Girl Talk’ o ‘A. M. Blues’, el valor del disco reside en documentar tres versiones diferentes del trío, cada una de ellas con un baterista: la primera, en 1964, con el fundador Dowdy, y la segunda y tercera, en 1966 y 1968 respectivamente, con miembros de transición como Kalil Madi o Carl Burnett. Así, Harris acaba elevándose como la pieza esencial del grupo, con su sofisticado toque —a medio camino entre el virtuosismo de Oscar Peterson y el estilo empapado en blues de Junior Mance o Ray Bryant— apuntalando la reputación de un trío que evoca como pocos un capítulo imprescindible de la historia del jazz.

The Three Sounds. Groovin’ Hard: Live at the Penthouse. Resonance Records