Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joana Vasconcelos, acusada de plagio por su polémico rosario gigante

La artista portuguesa ha levantado una pieza de 540 kilos en el santuario de Fátima

Joana Vasconcelos y su gigantesco rosario. Ampliar foto
Joana Vasconcelos y su gigantesco rosario.

La polémica siempre ha ido asociada a la obra desinhibida de Joana Vasconcelos. Hace años levantó el escándalo por Novia, una lámpara gigantesca realizada con tampones femeninos. Hoy, por motivos diferentes, también se ha escandalizado la gente con Suspensión, un rosario monumental construido en el santuario de Fátima. Al margen de su estilo kitch, le acusan de falta de originalidad. En Brasil existe desde hace años otro rosario que compite en tamaño.

Como una gran madonna, con una gafas de sol espectaculares, la artista Joana Vasconcelos presentó el martes en la esplanada del Santuario de Fátima su última obra, Suspensión, un gigantesco rosario de 26 metros de altura y 10 de ancho, con 540 kilos de peso. Sus 60 cuentas correspondientes a los diferentes misterios, enlazadas por hilos de acero, son bolas blancas con luces led en su interior, que se encenderán por primera vez el día 12, cuando el papa Francisco llegue a Fátima para celebrar el siglo de las apariciones de la Virgen a los tres pastorcillos.

A las pocas horas de mostrarse las fotos del rosario de la Vasconcelos aparecieron otras de un rosario no menos gigante levantado en Brasil, en el estado de Espírito Santo, en 1998 tras la visita del papa. El rosario, imaginado por el médico Osmar Salles, mide 19 metros, pesa 50 kilos y se cuelga de dos palmeras unos días cada año.

El rosario brasileño.
El rosario brasileño.

Vasconcelos realizó la obra a petición del Santuario de Fátima. “Suspensión es una apropiación monumentalizada de uno de los objetos más simbólicos de la figura de Nuestra Señora de Fátima: el rosario”, explica el atelier de la artista. “El rosario, en bolas de plástico que brillan en la oscuridad, se vuelve, con su dimensión e instalación, en una escultura cuya ligereza del soporte nos remite a la suspensión del tiempo a quien pertenecen los momentos de contemplación y la consecuente elevación interior”.

Cada noche, a las 21.30, se iluminará Suspensión, cuya luz se extenderá por toda la esplanada del Santuario. “Mi rosario es único por la integración en el espacio y porque ilumina la noche con una luz fluorescente que es típica de las imágenes de la virgen de Fátima”, explicó el martes durante el acto de inauguración. Vasconcelos señaló que su obra, que parece colgada de la nada, “tiene que ver con la relación entre el cielo , la tierra y la luz”.

La artista ha rechazado cualquier plagio. Según ella, también se podría decir lo mismo de sus corazones gigantescos. “También otros artistas con anterioridad representaron un zapato", dijo en referencia a Marilyn un zapato de tacón gigantesco realizado con cacerolas de cocina, y que dio mucho que hablar pero lanzó a Vasconcelos al estrellato mundial. “En este caso es un rosario y hay artistas que han hecho representaciones de rosarios. En la reciente visita del papa a Egipto, montaron un rosario con globos”.

La carrera artística de Vasconcelos va unida al escándalo y a la polémica, por muy diversos motivos. A veces por la crítica especializada, otras por sus obras controvertidas de denuncia de la discriminación de la mujer, como fue el caso de Burka, obra prohibida en Francia para evitar posibles incidentes.