Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

Richard Mosse: “Es importante que el arte no se convierta en propaganda”

El fotógrafo irlandés desafía nuevamente los límites de la fotografía documental haciendo uso de una cámara térmica militar

Fotograma de Incoming, 2015–2016. Ver fotogalería
Fotograma de Incoming, 2015–2016.

La cámara de Richard Mosse (1980, Kilkenny, Irlanda) ve lo mismo que un misil. Ve más allá del alcance del hombre. Es capaz de detectar un cuerpo humano a más de 30 Km de distancia, e identificar con precisión a un individuo a 6,3 kilómetros, día y noche. Así, los rostros anónimos que pueblan sus imágenes son casi un borrón en blanco y negro. Refugiados y migrantes ilegales, figuras sin nombre que no tienen donde ir, que día tras día llegan a las fronteras huyendo de la guerra, el hambre, los efectos del cambio climático y los conflictos. Algunos lo han perdido todo, incluso su condición de ciudadano. Inquietante testimonio del desesperado periplo de parte de los 65 millones de desplazados (según estimaciones de las Naciones Unidas), actores de un éxodo de dimensiones bíblicas.

El fotógrafo supo de la existencia de un nuevo tipo de cámara que detecta la radiación térmica, incluyendo la temperatura corporal. Patentada por el ejército de Estados Unidos, fue inicialmente diseñada como un sistema de vigilancia y está siendo utilizada para seguir el rastro y disparar al enemigo. La cámara está catalogada como un arma y regulada por la International Traffic in Arms Regulations (ITAR). Mosse hace uso de ella como un arma arrojadiza que nos confronta con la incómoda realidad y nos hace abrir más los ojos ante la desesperada lucha por la supervivencia de aquellos a quienes nos hemos acostumbrado a observar con la distancia propia de nuestro cómodo entorno. “Somos todos refugiados en potencia", recuerda el artista.

Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015-2016 ver fotogalería
Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015-2016

Durante 52 minutos tres pantallas de ocho metros nos adentran en uno de los capítulos más significativos y dramáticos de nuestra reciente historia. Sumergidos en la oscuridad de The Curve, sala expositiva del londinense Barbican Centre, Incoming, la videoinstalación de Mosse (filmada con la colaboración del director de fotografía, Trevor Tweeten), nos traslada de los bombardeos a los asentamientos del Daesh en Siria por parte del ejército norteamericano, a las traicioneras aguas del mar Egeo donde cientos de personas pierden sus vidas, a las trágicas operaciones de rescate, a los polvorientos caminos transitados por camionetas atestadas de aquellos que cruzan el desierto del Sahara -persiguiendo lo que muchas veces resulta ser una entelequia-, a la cruda realidad de los campamentos de refugiados en Grecia y a la jungla de Calais. Mosse sumerge al espectador en una incómoda y sobrecogedora geografía acompañada de los sonidos disonantes recopilados por el compositor Ben Frost durante la filmación.

Las primeras pruebas realizadas con la cámara (pesa 23 kg que sumado a un Steadicam y otros accesorios alcanza un total de 80kg) revelaron un tipo de imagen que, prescindiendo del color, resultaba tan estético como perturbador. La cámara era incluso capaz de registrar el calor de las manos de los operarios de los grupos de salvamento que desesperadamente trataban de resucitar a las víctimas de hipotermia. Del mismo modo, al registrar solo los contornos de las zonas de distinta temperatura, la piel de los humanos aparecía cubierta por una tonalidad monocroma, sutil y resplandeciente. Una especia de pátina moteada que deshumaniza a los sujetos, quedando reducidos a meros rastros biológicos.

Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015- 2016 ver fotogalería
Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015- 2016

“Aparecemos retratados como organismos vulnerables, corporalmente incandescentes, nuestra mortalidad pasa a primer plano. Ante este artefacto, somos cifras. Incluso en la cercanía, la cámara es incapaz de percibir ese vehículo de comunicación humana, la pupila de los ojos. Por el contrario, los representa como una viscosa gelatina negra. Los habituales signos de empatía humana quedan anulados. Esto nos deja confundidos, alienados, de repente el mundo aparece extraño, nuevo”, escribe el fotógrafo irlandés en un libro que complementa la exposición y que lleva su mismo nombre, Incoming. Editado por la editorial británica Mack, sus 600 páginas alternan la foto fija con fotogramas de la videoinstalación que, reproducidos con el brillo del papel satinado y a sangre, logran sugerir ese mismo clima de desasosiego y extrañeza que se respira en la sala.

Pero de la misma forma que la cámara deshumaniza al hombre, es capaz de crear imágenes cargadas de ternura y emotividad gracias a su capacidad intrusiva para captar imágenes desde la distancia.

Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015-2016 ver fotogalería
Fotograma de la vídeo instalación Incoming, 2015-2016

No es la primera vez que este fotógrafo utiliza métodos que redefinen la fotografía. Su serie Enclave lo lanzó a la fama en el 2012 al documentar los conflictos del Congo utilizando una cámara sensible a los rayos infrarrojos, que teñía los pasajes devastados por la guerra de un vivo color rosa. Esto le valió representar a su país en la Bienal de Venecia y conseguir el prestigioso premio Deutsche Börse Photography Prize. En la actualidad es uno de los finalistas al Prix Pictet. Algunos críticos se plantean si una obra de arte destinada a ensanchar los límites de la fotografía documental se convierte en mero espectáculo al estetizar el sufrimiento. La obra parece salir airosa de la encrucijada. Su poderío estético resulta equiparable a las cuestiones morales que suscita en el espectador una vez abandonada la sala al plantearse su complicidad dentro de un sistema y de esta tragedia.

Sin embargo, no es un intento de representar la crisis de los refugiados de una forma supuestamente transparente u objetiva como lo hace el fotoperiodismo clásico. Por el contrario, Mosse pretende enfrentarse y confrontar la forma en la que los occidentales, y nuestros gobiernos, representamos, y por tanto consideramos, al refugiado. "Elegí el título Incoming (el que entra) no solo como evocación del fuego que entra haciendo alusión a esa mentalidad de miedo que prevalece en la 'pequeña Gran Bretaña' en la actualidad", dice el fotógrafo irlandés, "sino porque afirma una relación objeto-sujeto  particular. El refugiado está 'entrando' desde una perspectiva europea. Creo que importante recordar al espectador la subjetividad con la que se ha elaborado de forma consciente este trabajo".

"Aunque creo firmemente que es un momento importante para que los artistas centren sus energías de forma productiva para producir un cambio político, y que trabajen juntos para lograr este cambio, no creo que el arte deba convertirse en algo manifiestamente político", destaca Mosse. "Creo que es importante que no se convierta en propaganda. El arte tiene la capacidad de desafiar y reorientar las percepciones del espectador y a veces incluso sus creencias, pero lo hace planteando preguntas en vez de ofreciendo respuestas".

Incoming. Richard Mosse. The Curve Barbican Centre. Londres. Hasta el 23 de abril.

Incoming. Richard Mosse. Mack Books. 576 páginas. 40 euros.