Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Docencia e indecencia

Hrebejek y Jarchovskẏ desgranan su relato en dos tiempos, utilizando como eje vertebrador la reunión de padres, convocada en secreto por la directora del centro

Zuzana Mauréry, en 'La profesora'.

LA PROFESORA

Dirección: Jan Hrebejk.

Intérpretes: Zuzana Mauréry, Zuzana Konecná, Csongor Kassai, Tamara Fischer.

Género. drama. Eslovaquia, 2016.

Duración: 102 minutos.

La camarada Mária Drazdechová, viuda de militar y profesora en una escuela de Bratislava a mediados de los ochenta, es contemplada por el guionista Per Jarchovskẏ -que parte de sus recuerdos personales- y por el director Jan Hrebejk como una excrecencia terminal de un comunismo que no hizo honor a su nombre: un alma tan fea y miserable como el papel pintado que cubre de mudas estridencias unas vidas sojuzgadas por el aparato del partido –y los flecos más cicateros de su gestión de la vida cotidiana-. La protagonista de La profesora no es una arquetípica manifestación del Mal absoluto, sino una verosímil cristalización del mucho más común mal en minúsculas con el que cualquiera lidia diariamente, viva o no en un estado no democrático: una docente que sabe informarse de las actividades profesionales de los progenitores de su alumnado, que pide favores desde el calculado desvalimiento de su viudedad, que recompensa a unos con información privilegiada sobre preguntas de examen y sabe castigar a otros con mecánicas de acoso invisibles a simple vista… Su capacidad de convertir un aula en una tácita red de subcontratas, para cuyo funcionamiento nunca hará verdadera falta que se conjugue el verbo chantajear, es soberbia.

Hrebejk y Jarchovskẏ desgranan su relato en dos tiempos, utilizando como eje vertebrador la reunión de padres, convocada en secreto por la directora del centro, para debatir la solvencia profesional de Drazdechová. Su relato levanta acta del putrefacto estado del comunismo en la Checoslovaquia de los ochenta, pero su alcance es universal: las mezquindades que afloran en esa reunión de padres, donde los hijos son arma arrojadiza o estandarte de arrogancia y los favoritismos se silencian cuando vienen a favor, podrían estar emergiendo ahora mismo y aquí, en la reunión del AMPA que les quede más cercana.

Más información