Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fascinante y adictivo

En su tercer largo como Thundercat, Stephen Bruner logra concretar su esquizofrénico bagaje en todo su esplendor

Fascinante y adictivo

La trayectoria de Stephen Bruner, el hombre que se esconde detrás del alias Thundercat, es fascinante. Fue miembro de una boy band. Luego se unió a Suicidal Tendencies, mítica banda de hardcore. Más tarde se asoció a Flying Lotus, nombre relevante de la electrónica experimental. En paralelo, tocó en discos de la diva soul Erykah Badu o del rapero del momento, Kendrick Lamar.

En su tercer largo como Thundercat logra concretar este esquizofrénico bagaje en todo su esplendor. Drunk, álbum conceptual alrededor de lo malo y bueno del alcohol, mezcla la concreción del hardcore (23 temas de dos minutos), el jazz digital, el hip-hop contemporáneo y una forma de entender el soul destripada de cualquier coartada vintage. El resultado es fascinante y adictivo.

Drunk. Thundercat. Brainfeeder