Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El musical para superar ‘La la Land’

'Crazy ex-girlfriend' es un musical 'millenial', lleno de infelicidad y con una protagonista que busca su lugar en el mundo

No logro entender a quienes salían de La La Land con una sonrisa. Pese al bailoteo, su moraleja sobre el éxito y la búsqueda del aplauso era lúgubre y pesimista. El amor ideal de Hollywood no triunfaba. La felicidad quizás estaba sobrevalorada. Con esa conclusión rompía con el musical clásico al que homenajeaba.

Si quieres ser feliz, ponte un musical. Eso gritaban espectáculos como Un americano en París y El Mago de Oz. Así lo recordaba el hijo de Antonio Mercero: "Lo bueno del alzhéimer es que mi padre puede ver Cantando bajo la lluvia siempre por primera vez". La frase resumía el optimismo que transmitía el género en su era dorada.

Y, aunque en los sesenta ya se enfrentaron con la inconformidad de West Side Story, All that Jazz o Cabaret, el nuevo musical millenial tiene diferentes vibraciones. Sus mimbres son la impotencia, la necesidad de hallar un hueco en el mundo, el sarcasmo y un amor menos romántico. Lo cantaban Los Conchords y ahora Crazy Ex-Girlfriend, parodia llena de buen rollo cuya protagonista no logra entender su felicidad.

Todo comienza cuando el personaje (a ratos insoportable) de Rachel Bloom —también creadora y compositora— huye de su fría vida como abogada en Nueva York por una obsesión: perseguir a un novio de juventud que le cure sus ataques de ansiedad. Allí, en medio de ninguna parte (pero "a dos horas de la playa"), descubre que la falta de amor no es el origen de su infelicidad. Quizás no la buscara donde debía. Como en La La Land, la lección se encuentra en la madurez de enfrentarse al día después de alcanzar ese amor ideal.

Sus canciones camuflan el mundo imperfecto que no le contaron las películas. Ella canta para superar la infelicidad. Esta exnovia loca se atreve con raps, baladas o pomposos números musicales, pero, pese a su fondo paródico, rezuma amor y conocimiento del género. Crazy Ex-Girlfriend, en Netflix, es una comedia romántica transgresora, un musical que disfrutarán tanto devotos como blasfemos de este género que divide a la audiencia. Es un canto a las ganas de vivir. Porque un cuerpo de baile compenetrado y un par de rimas imposibles lo mejoran todo.

Más información