Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antes de que la guerra nos hiciera esto

Presente, pasado, realidad, ensueño e intertextualidad se entrecruzan en 'Ushuaia', comedia de intriga sobre los nazis refugiados en el Cono Sur

Escena de la obra 'Ushiaia', en el Teatro Español de Madrid. Ampliar foto
Escena de la obra 'Ushiaia', en el Teatro Español de Madrid.

Un thriller sobre los nazis refugiados en el Cono Sur. En Ushuaia, una joven llega a una casa aislada cuyo propietario es un tipo inquietante (comienzo que evoca vagamente el de Psicosis), siguiendo la pista de un antiguo oficial de las SS (como en El expediente Odessa), que anduvo enamorado de una cantante judía, episodio inspirado en la película Corazones de guerra.

Presente, pasado, realidad y ensueño se entrecruzan y dialogan en esta pieza de Alberto Conejero, repleta de extensas citas literales (El Apocalipsis, Moby Dick, La Ilíada), de citas tácitas y de lugares comunes de la literatura sentimental, policíaca, de misterio y de intriga. La escritura del joven autor jienense es firme, expresiva y en ocasiones, lírica, pero sus personajes, al servicio de una trama bien pergeñada, carecen de un arco psicológico amplio: con verbo vigoroso hablan de lo mucho que llevan andado, sin convencernos del todo.

No consiguen los intérpretes imprimir mayor variedad y relieve a sus criaturas. José Coronado da sin esfuerzo aparente el tipo del presunto nazi atemperado por las circunstancias, pero dentro de un ancho de banda corto. La Nina de Ángela Villar despliega con éxito durante su encuentro con Mateo y en las escenas subsiguientes su táctica basada en el ataque sorpresa, el repliegue rápido y el contraataque, pero pierde hálito y recorrido dramático en la segunda mitad del espectáculo. La Rosa de Olivia Delcán tiene una presencia irreal y sugestiva durante sus apariciones fantasmales: de su trabajo, me quedo con su versión de la bella canción sefardí Adio querido. Daniel Jumillas es quien consigue una definición mejor de su personaje de principio a fin.

USHUAIA

Autor: Alberto Conejero. Intérpretes: Daniel Jumillas, José Coronado, Ángela Villar, Olivia Delcán. Música: Iñaki Rubio. Audiovisual: Néstor Lizalde. Vestuario: Berta Grasset. Luz: Joseph Mercurio. Escenografía: Alessio Meloni. Dirección: Julián Fuentes Reta.

Madrid. Teatro Español, hasta el 16 de abril.

La producción es holgada y de buena factura, y la dirección de Julián Fuentes Reta, atenta. Brillante, la escena de las dos llamadas telefónicas picadas. En conjunto, el espectáculo sabe a poco. De haber contado idéntica historia, pero referida a, por ejemplo, el genocidio armenio, o de hacer lo que George Tabori, genial autor judío, en Whiteman y Cararroja (poner en pie de igualdad con el Holocausto el exterminio sistemático de los pieles rojas), el mismo espectáculo hubiera tenido otro valor: el de dar relieve a episodios históricos infames orillados debido a la legitimación que los vencedores hacen de su pasado.