Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álex de la Iglesia, el director que rompió las barreras en el cine fantástico en España

Un documental proyectado en el festival de Málaga analiza ‘El día de la bestia’ como la película que abrió las fronteras al género

Un fotograma de 'El día de la bestia'.
Un fotograma de 'El día de la bestia'.

"Alex de la Iglesia puso el cine fantástico en primera línea y animó a muchos más. Despejó el camino como si fuera por la selva con un machete en la mano”. La frase del director Paco Plaza resume de manera gráfica y real la frontera que abrió Álex de la Iglesia en la industria del género en España y, más concretamente, a raíz de su segundo largometraje El día de la bestia, estrenado a finales de 1995. El documental Herederos de la bestia, realizado por Diego López y David Pizarro y presentado en el Festival de Cine de Málaga, analiza el fenómeno que supuso esa película diabólica en un Madrid sucio y apocalíptico para un sector de los cineastas, refugiados hasta entonces en los cortometrajes. “El día de la bestia nos demostró que también en España podíamos saltar a realizar largometrajes fantásticos y de terror” asegura Jaume Balagueró (Los sin nombre, REC).

En el documental participan más de 20 voces del mundo del cine, directores, actores, productores y responsables de festivales, que hablan de ese muro que derrumbó El día de la bestia, un filme que Pedro Almodóvar, que había producido el primer largometraje de De la Iglesia, Acción mutante, rechazó entrar porque no le gustaba el diablo. Fue finalmente Andrés Vicente Gómez –“solo me habían gustado los primeros diez minutos de Acción mutante, pero ahí se veía que había un gran director”- quien se animó a producir el proyecto, que se rodó, bajo un intenso frío, en las Navidades de 1994 en Madrid. El filme se llevó al año siguiente al Festival de Cine de Venecia, donde tuvo críticas bastante negativas, aunque más tarde, con el estreno en España, fue casi unánime la opinión favorable a esta historia protagonizada por el ya fallecido Álex Angulo, en el papel de cura bajito que va a la caza del diablo. Los espectadores acudieron en masa a las salas de cine.

Según el realizador del documental, Diego López (Barcelona, 1977), buen conocedor del universo del cine fantástico, fue la llamada ley Miró la que apagó todas las posibilidades de hacer género en España, apostando claramente por un cine más de autor. El cine de terror se refugió entonces en los cortometrajes. Ángel Sala, el director del festival de Cine Fantástico de “Álex de la Iglesia provocó una revolución”, explica en Herederos de la bestia Sala. De esta opinión participan directores como Pablo Berger, Jaume Balagueró o Enrique Urbizu, entre otros.

El cartel del documental 'Herederos de la Bestia'.
El cartel del documental 'Herederos de la Bestia'.

El día de la bestia combina todo lo mejor de la tradición del cine español, la cultura del esperpento, la comedia, la frivolidad, el terror. Ahí están Berlanga, Buñuel, Azcona“, dice Diego López, acompañado del productor Xevi Subinyà y el montador y director de fotografía Albert Calveres. En el documental participan tanto los protagonistas de aquel filme, Santiago Segura, Terele Pávez, Armando de Razza o Nathalie Seseña, así como el coguionista Jorge Guericoechevarría o el director de fotografía Flavio Martínez Labiano. Se cuenta también cómo el papel de Santiago Segura le fue ofrecido en primer lugar a Javier Bardem que lo rechazó y cómo Álex de la Iglesia impuso su criterio a la hora de contratar a Terele Pávez, con lo que no estaba muy de acuerdo el productor Andrés Vicente Gómez. “Si no trabaja Terele, yo no hago la película”, recuerda ahora el director.

Alex de la Iglesia reconoce que El día de la bestia es quizás la película que mejor le define. “Ahí está todo mi universo histriónico, de terror y de ternura”.