Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El documental ‘La libertad del diablo’ triunfa en Guadalajara

La cubana 'Santa y Andrés' obtiene el premio al mejor largometraje de ficción iberoamericano

La libertad del diablo, un retrato de los estragos que ha dejado la guerra contra el narcotráfico en México, ha triunfado en el Festival de Cine de Guadalajara. El documental de Everardo González consiguió tres premios: mejor documental iberoamericano, mejor película mexicana y mejor fotografía. Santa y Andrés, una coproducción entre Colombia y Cuba con recursos franceses, también fue distinguida por el jurado como mejor largometraje iberoamericano de ficción. La mexicana Sofía Gómez Córdova y Joel Calero fueron nombrados mejores directores por Los años azules y La última tarde, respectivamente.

El documental de González fue una de las cintas que más impactó a la audiencia del festival, que inició el 10 de marzo y finalizó este viernes. El cineasta trabajó durante cinco años en su aproximación a la guerra contra el narcotráfico, un conflicto que ha dejado en México más de 100.000 muertes y decenas de miles de desaparecidos. González decidió poner una máscara a sus entrevistados –víctimas y victimarios—para experimentar con la supuesta verdad del género documental. Para ocultar la cara de sus personajes, el cineasta eligió un diseño similar a las máscaras utilizadas para tratar a los pacientes con quemaduras de tercer grado. Necesitaba un símbolo del dolor.

El jurado de Guadalajara lanzó un claro mensaje político al premiar un “retrato innovador, poético y aterrador sobre la violencia”. Pero la marca de esta no acaparó la temática de las cintas mexicanas. Los años azules, la ópera prima de la artista hidrocálida Sofía Gómez Córdova, consiguió el premio a mejor dirección y mejor actriz (para Paloma Domínguez) con una fresca visión de la juventud contemporánea. Gómez Córdova, que estudió piano y ballet, cuenta la historia de cinco jóvenes de provincia que comparten una casa en un barrio tapatío.

Carlos Lechuga egresó de la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba). El festival integró su segundo largometraje, Santa y Andrés, a la competencia iberoamericana. Una historia de amistad entre una campesina y un escritor homosexual se impuso a otras 17 cintas de la región. Su intérprete, Lola Amores, también consiguió el premio a mejor actriz y Lechuga se llevó el premio a mejor guion. La dominicana Carpinteros, de José María Cabral, también se fue de Jalisco con los triunfos en la categoría de mejor actor (Jean Jean) y el premio especial del jurado.