Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Legion’, un mutante psicodélico en la televisión

El director de fotografía Dana Gonzales imprime su visión a esta nueva serie basada en el universo ‘X-Men’

El actor Dan Stevens en una escena de la serie.

Desde que era pequeño, David (encarnado por Dan Stevens) ha luchado con su enfermedad mental. Tras ser diagnosticado con esquizofrenia, ha estado dentro y fuera de los hospitales durante años. Sin embargo, después de un extraño encuentro con otro paciente, él confronta la posibilidad de que las voces que escucha y las visiones que tiene pueden ser reales. Y que su enfermedad mental podrían ser habilidades más allá del entendimiento de la razón humana. Con esta premisa inicia Legion, la nueva serie basada en el popular universo X-Men, los mutantes más famosos de los cómics. La particular visión de esta adaptación pasa por el lente del director de fotografía Dana Gonzales (Los Ángeles, EE UU; 1963) de ascendencia mexicana e irlandesa, ganador del Premio Emmy por su trabajo en la versión televisiva de Fargo.

Legion se emite por FX en Latinoamérica y su primer episodio tiene una duración de dos horas. Alejado de lo que se ha visto hasta ahora en el cine sobre los X-Men y con un tono más de autor, Noah Hawley –el creador de la serie y Gonzales han logrado materializar una unión armoniosa entre la historia y la fotografía, algo así como una narración psicodélica, según indica la crítica.

La serie fue concebida por Hawley, conocido por su trabajo en la adaptación de Fargo para la televisión. Le presentó la idea a Gonzales, ambos leyeron el guion y delinearon hacia dónde apuntaba la historia. Hawley, finalmente, le preguntó si le interesaba formar parte del proyecto. "Le respondí: '¡Claro que quiero hacerlo!'. La presentación que me hizo fue sorprendente, al igual que el guion. Básicamente filmé todo lo que ha dirigido y fue algo natural que haga el trabajo de fotografía en Legion", explica el director de fotografía vía Skype.

Gonzales, desde Calgary, Canadá, admite no haber visto ninguna película de los X-Men y que tampoco es muy aficionado a los cómics. La única aproximación que tuvo al mundo de Marvel –la casa editorial de estos personajes fue a través de la serie sobre Daredevil, para saber de qué iba este universo de metahumanos, vigilantes y superhéroes. Su desconocimiento, según explica, le quitó la presión y le dio la libertad para poder imprimir su propia visión al trabajo fotográfico. "No estaba intentando complacer a nadie, pero tampoco estaba tratando de enojar a los aficionados. Para mí fue tan nuevo todo, que traté de ir con mi instinto y mi presentimiento", precisa Gonzales.

Sin nombres latinos en Hollywood

El hombre detrás de la cámara dice que Fargo, a comparación de Legion, tiene reglas a la hora de filmar, ya que se intenta mantener la visión de la película originalmente concebida por los hermanos Joel y Ethan Coen. Gonzales trabajó la parte visual tres meses antes de que iniciara la preproducción. Se inspiró en el trabajo de Stanley Kubrick y Paolo Sorrentino. "La naranja mecánica fue definitivamente una gran influencia. Incluso usamos los lentes Kinoptik 9.8, los mismos que utilizó Kubrick en esa película. También fue importante Juventud y La gran belleza [ambas de Sorrentino], por los encuadres e incluso su uso del color", agrega el director de fotografía.

David, el protagonista de la serie, es un personaje complicado, ya que no es precisamente muy querido en el cómic, según explica el director de fotografía. Había algo de contradicción y descontento de algunos aficionados cuando se anunció la serie, pero todo tenía un propósito. Todos se subieron a bordo de la visión que buscaba transmitir Hawley, dice Gonzales. En esta primaba una experiencia cinemática con una narración no lineal, a comparación del tradicional tratamiento que otros programas similares están haciendo. "Estamos dando un gran salto de ese modo. No estamos haciendo un dispositivo transmisor de información, estamos tratando de lograr una experiencia completa", añade.

Gonzales está en la industria de Hollywood desde hace 30 años. Empezó como conductor de camiones y después pasó a trabajar como asistente de cámara, hasta que logró sus primeras participaciones como operador en películas como El aviador, de Martin Scorsese, y la ganadora del Oscar Crash. Hace más de 20 años no había muchos nombres latinos en Hollywood y fue difícil, admite. Dice sentirse feliz porque en toda su carrera ha aprendido y cometido errores, ya que todos los proyectos que ha elegido fueron de acuerdo con lo que le gustaría ver, nunca por dinero. "Hay una línea fina entre lo que puede funcionar o no. Sucedió algo así con Legion, y me gusta pensar que mi carrera está definida por eso y he sido muy afortunado porque casi todo me ha salido bien", finaliza.

Más información