Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra familia disfuncional

John Krasinski interpreta a uno de esos 'adultescentes' que se niegan a madurar, con terror a la vida real

LOS HOLLAR

Dirección: John Krasinski.

Intérpretes: John Krasinski, Margo Martindale, Anna Kendrick, Richard Jenkins, Sharlto Copley.

Género: tragicomedia. EE UU, 2016.

Duración: 88 minutos.

El patrón de película independiente forjada en Sundance sobre familia disfuncional, tono de comedia excéntrica y ramalazos dramáticos es tan ampliamente reconocible que se ha ido convirtiendo en un cliché. Eso sí, un lugar común que, a pesar de las reiteraciones, sigue funcionando si mantiene sus tres grandes virtudes: el encanto de sus personajes, una cierta brillantez en los diálogos y unos intérpretes con tanto sentido de la comedia como del drama. Los Hollar, segundo largometraje como director del también actor John Krasinski, reincide en la propuesta.

Con una película inédita en nuestro cines, Entrevistas breves con hombres repulsivos (2009), basada en el libro de relatos de David Foster Wallace, Krasinski, en otro de los estribillos clásicos de la comedia indie generacional y familiar, devuelve al pueblo a su protagonista desde la gran ciudad. A su habitación con posters juveniles y trofeos deportivos, a su antigua novia, a su rincón de la nostalgia. A los grandes motivos que le provocan una sonrisa y a las grandes razones por las que acabó huyendo de semejante infierno. Garden state y Young adult, en la memoria. Con cierta apariencia de comedia negra pero tratamiento blanco, el guion de Jim Strouse añade también una meritoria cuota de actualidad: la crisis económica, los problemas de la pequeña empresa y el regreso al hogar del cuarentón sin blanca.

Krasinski, una vez más, interpreta a uno de esos adultescentes que se niegan a madurar, con terror a la vida real. Y lo hace acompañado de un grupo de actores en el que destacan Sharlto Copley, más controlado que nunca, y una Margo Martindale que, con una leve sonrisa triste, te destroza. La fórmula ya huele. Y, sin embargo, sigue oliendo más que aceptablemente.

Más información