Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por Caballero Bonald

Varios artistas que ponen voz en un disco a la obra poética que el escritor consagró al flamenco

El escritor José Manuel Caballero Bonald, premio Cervantes de 2012, ha concitado unanimidades. A la llamada del homenaje flamenco y literario —de iniciativa privada— que su ciudad natal le quiso ofrecer por su 90º cumpleaños, se sumaron todos los convocados. El resultado es un original disco con libro que, por su naturaleza de ofrenda, tiene un carácter singular y provoca encuentros que, de otra forma, habrían sido impensables.

El primero de ellos, el de todos los artistas que ponen voz a la obra poética que el escritor consagró al flamenco. Un extenso corpus de letras que el crítico y también poeta José María Velázquez-Gaztelu se ha encargado de seleccionar y nombrar, es decir, otorgarle el estilo que su métrica indicaba y su contenido sugería para, a continuación, encontrarle el intérprete idóneo. En el caso de José Mercé, la cuestión fue fácil: lo suyo es un reencuentro con dos de los temas —la malagueña ‘El rebelao’ y la seguiriya ‘Casita del pobre’— que Bonald le compuso para su primera grabación, Bandera de Andalucía, de 1977, un disco que se enclava en la etapa de mayor producción discográfica del poeta. En ese tiempo, el flamenco tenía —para él y para muchos— un tono inevitablemente social que se plasma en unas letras que describen la dureza de los oficios y una reivindicación de libertad.

Es una constante que encuentra uno de sus momentos cumbre en otra seguiriya, la que interpreta dolido Manuel Moneo con el canónico acompañamiento a la guitarra del maestro Paco Cepero. Las otras sonantas son las de Alfredo Lagos y Manuel Valencia. Los diferentes estilos van marcando otros matices de estos versos que se emparentan con la lírica popular. Así, las cantiñas de Vicente Soto ‘Sordera’, la bulería por soleá y la minera de David Lagos, los tientos tangos de Jesús Méndez o las bulerías al golpe de Macanita, de una incontenible pujanza. Esta también se luce por soleares con el piano de Rosario Montoya. Otra jerezana, María José Santiago, hace canción del poema ‘La azotea’, del poemario Manual de infractores (2005), y también introduce los cantes de trilla que, con dulzura, el tenor Ismael Jordi convertirá en una hermosa nana.

Varios intérpretes. Jerez a Caballero Bonald. Vacas & Ratones / La guarida del Ángel