Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuarenta años de “You talkin’ to me?”

Se cumple el aniversario del estreno en España de 'Taxi Driver', brutal descenso a los infiernos del Nueva York de los setenta

Robert de Niro, en 'Taxi Driver'.

Hace ya de ello muchos años, pero todo empezó con una partida de ajedrez. Los rivales: Brian de Palma y Paul Schrader. En mitad del duelo, Schrader empezó a contar a su amigo que había escrito en diez días un guion titulado Taxi Driver, en el que describía el descenso a los infiernos de un veterano de la guerra de Vietnam llamado Travis Bickle, taxista que en la zona de la neoyorquina Times Square vislumbra lo peor del ser humano: parte de esa fauna monta en su vehículo y por eso al final de cada jornada tiene que limpiar el asiento trasero de restos de sangre y semen. A De Palma la historia le interesó y cuando leyó el libreto descubrió que estaba escrito soberbiamente, así que buscó un productor que levantara aquel proyecto: y esos fueron el matrimonio Philips, Michael y Julia.

El equipo de 'Taxi Driver' explica cómo crearon la famosa cresta de mohicano del protagonista.

Martin Scorsese persiguió aquella historia durante mucho tiempo, y al principio encontró la oposición de Schrader, a quien no le había interesado El tren de Bertha, y solo tras ver acabada Malas calles, le dio su aprobación. Fueron los Philips quienes impusieron a Robert de Niro como protagonista y no a Harvey Keitel, la primera opción de Scorsese, que era amigo de ambos: la final los dos aparecen en Taxi Driver. Gracias a Malas calles, Francis Ford Coppola eligió a De Niro para El padrino II, pero con su Vito Corleone no se hizo famoso: el actor condujo durante un mes, 15 horas al día, un taxi por Nueva York para meterse en el personaje y solo una vez un cliente le reconoció.

Rodaje del final de 'Taxi Driver'. ampliar foto
Rodaje del final de 'Taxi Driver'.

La historia de Taxi Driver es la historia de la pelea entre los egos de dos cineastas que nunca se llevaron -ni se llevan- bien: Scorsese y Schrader, a pesar de que juntos filmaron un puñado de obras maestras. Durante el montaje de Taxi Driver acabaron a gritos, reeditaron la película hasta que lograron ponerse de acuerdo, y aún tuvieron que pulirla algo más ante la amenaza de una clasificación X por parte de la MPAA. Pero el resultado mereció la pena: en EE UU se estrenó el 8 de febrero de 1976, y desde el primer día fue un exitazo de taquilla: en su primera semana en Nueva York recaudó 58.000 dólares con colas constantes en las salas y cuando se retiró de cartel en su país había sobrepasado los 12,5 millones de dólares en taquilla (costó 1,3 millones). En mayo ganó la Palma de Oro en el festival de Cannes y a España llegó tiempo después, el 10 de marzo de 1976, hace ahora 40 años.

El equipo de 'Taxi Driver' explica cómo improvisaron la charla de Travis Bickle ante el espejo.

Con motivo del aniversario en EE UU, el año pasado el festival de Tribeca volvió a reunir a todo el equipo del filme. Junto a los ya mencionados, Cybill Sheperd y Jodie Foster, objetos del deseo en muy distintos sentidos- del protagonista. Aquella charla aparece ahora en el lanzamiento conmemorativo en Blu-Ray de Taxi Driver y podemos ver a De Niro recordando: “Cada día desde hace 40 malditos años, al menos uno de vosotros ha venido a decirme… ¿Qué creéis? “You talkin’ to me? [¿Me estás hablando a mí?]”. También se explica cómo improvisaron esa secuencia ante el espejo o cómo se les ocurrió la cresta de mohicano para incidir en el cambio de Travis Bickle, dos vídeos que mostramos ahora en EL PAÍS. Todo para obtener una obra maestra sobre el lado más perverso del ser humano y de su podredumbre moral.