Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCENA INTERNACIONAL / EMIRATOS ÁRABES

Mary Poppins en Dubái

El éxito del musical obliga a extender las representaciones en una península, la Arábiga, sin tradición dramática

Imagen del musical 'Mary Poppins' en Dubái.

Dubái se ha convertido sin duda en la capital árabe del ocio y la diversión, pero el teatro no está entre sus propuestas más destacadas. De hecho, la península Arábiga carece de tradición dramática. Al menos, tal como se concibe en Occidente. Sólo hay que echar un vistazo a las páginas de espectáculos de la prensa local para comprender que los intereses van por otro camino. Por un lado, la interpretación más ortodoxa del islam ha limitado el desarrollo de las artes escénicas (en el caso extremo de Arabia Saudí hasta prohibirlas). Aunque a diferencia de la música o la danza, no hay un veto específico del teatro ni en el Corán ni en los Hadices (dichos del profeta), apenas los géneros locales superan la sospecha de los islamistas. De la existencia de esa tradición dan cuenta las pequeñas compañías que se encuentran en todos los países de la zona, como el Teatro de la Sociedad Folclórica de Dubái.

Por otra parte, la diversidad de orígenes de la población dificulta encontrar obras al gusto de todos. Aunque las proporciones varían en cada país, en los emiratos árabes sólo el 15% de sus 9,5 millones de habitantes son nacionales (en torno al 10% en el caso concreto de Dubái), siendo el grupo más numeroso el del subcontinente indio (lo que explica la gran oferta de películas indias, por ejemplo).

Aun así, desde que hace algunos años las autoridades decidieron promocionar la cultura como un elemento que amplíe el atractivo para los visitantes, las artes escénicas no podían quedarse atrás. Tras la espectacular Ópera de Mascate (Omán), la primera inaugurada en la región, el pasado agosto abrió sus puertas la Ópera de Dubái, a pesar de su nombre, más bien un auditorio multifuncional, como ha quedado a la vista en su variada programación, que actualmente incluye desde Puccini hasta Status Quo, pasando por Mary Poppins.

Significativamente, el mayor éxito de público se prevé para este musical ya que, a dos meses de su puesta en escena, el ritmo de venta de entradas ha aconsejado extender las representaciones una semana más de lo anunciado, hasta el 25 de mayo. Al parecer los musicales trascienden las barreras culturales. En los últimos meses, el mismo escenario ha acogido West Side Story, Cats y Los miserables. Y en abril, el World Trade Center va a ofrecer Grease, en la versión del Curve Theatre de Leicester e inspirada en la película del mismo título.