Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que vaticinó la rebelión en el Matadero

Un miembro de la comisión que designó al nuevo director de las naves teatrales madrileñas advirtió de que el proceso no era adecuado

Entrada a las Naves de Matadero, este jueves.

Rodolfo Ruiz Ligero, miembro de la comisión de profesionales que designó en septiembre por concurso público al equipo encabezado por Mateo Feijóo para dirigir los espacios teatrales del complejo cultural Matadero Madrid, dependiente del Ayuntamiento de la capital, emitió un voto particular porque consideraba que las condiciones no eran adecuadas para elegir la mejor propuesta entre las 32 que se presentaron.

Ruiz Ligero, investigador teatral y miembro del partido Barcelona en Comú, mantuvo días después una reunión con una asesora directa de la alcaldesa Manuela Carmena para explicarle las razones por las que consideraba inadecuado aquel proceso. “Le advertí también de que el proyecto ganador iba a provocar la protesta generalizada del sector” por arrinconar los montajes tradicionales en favor de formatos de vanguardia y disciplinas como la performance, la danza, las artes visuales o la música, explica.

"Llegaremos a un consenso con el sector"

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, intentó apagar este jueves la polémica sobre la programación de las Naves de Matadero. La dirigente calificó de “razonadas” las críticas del sector del teatro, aunque señaló que en Matadero “pueden coexistir prácticas distintas”. Según Maestre, Feijóo solo pretende "añadir otras prácticas teatrales y artísticas" a las apuestas tradicionales del centro, y se mostró convencida de que el Área de Cultura del Consistorio y el director de las Naves de Matadero llegarán a un “consenso” con el sector.

La predicción de Ruiz Ligero ha empezado a cumplirse. El pasado martes, en su primera comparecencia ante la prensa para explicar la programación de su primera temporada, Feijóo tuvo que enfrentarse no solo a las preguntas de los periodistas sino también a los reproches de un nutrido grupo de profesionales de la escena por “expulsar” al teatro de los escenarios de Matadero y dar preferencia a artistas extranjeros en perjuicio de los españoles (solo hay tres títulos de producción nacional). Feijóo recibió críticas parecidas y otras por su gestión económica al frente del área teatral del centro La Laboral de Gijón, de 2007 a 2010.

A los reproches se unió la polémica por la intención de Feijóo de eliminar los nombres de los dramaturgos Max Aub y Fernando Arrabal como denominación de las salas, desvelada por EL PAÍS la semana pasada. La alcaldesa Carmena decidió intervenir y el lunes escribió sendas cartas a la Fundación Max Aub y a Fernando Arrabal para asegurarles que no iba a permitir el cambio, pero el día de la presentación esos letreros habían desaparecido. La concejala de Cultura, Celia Mayer, explicó que la señalética estaba aún en transformación.

Llovía sobre mojado. La tormentosa presentación de Feijóo viene precedida del polémico despido en mayo de Juan Carlos Pérez de la Fuente como director del Teatro Español y las naves teatrales de Matadero [entonces llamadas Naves del Español]. El equipo de Celia Mayer decidió dividir la gestión de esos dos espacios y lanzó una doble convocatoria: una para dirigir el Teatro Español y otra para las Naves de Matadero.

Entre los 32 proyectos presentados para las Naves se hizo una primera criba de la que salieron elegidos siete. De esos siete quedaron cuatro equipos finalistas: los encabezados por Mateo Feijóo, Andrés Lima, Juan Meliá y la terna formada por Carlos Marquerie, Óscar Dasí, y Emilio Tomé. En un solo día se realizaron las entrevistas a los finalistas y se votó. La propuesta de Mateo Feijóo obtuvo cuatro votos, Andrés Lima logró dos y Ruiz Ligero optó por declarar desierto el concurso por las razones antes señaladas.

En su voto particular Ruiz Ligero argumentó lo siguiente: “El artículo 1.4 de las bases del concurso explicita que en los primeros 20 días del mes de septiembre de 2016 la comisión celebrará entrevistas presenciales con los candidatos o candidatas finalistas. Incumpliendo este artículo, las entrevistas se realizaron el mismo día 24/09, por una duración total de cuatro horas, día en que se tenía que dar el resultado definitivo. […] Hacer las entrevistas en tan solo cuatro horas en lugar de 20 días […] dificultó gravemente la exposición de los candidatos, las preguntas de los comisionados y el análisis posterior para dar con el mejor de los proyectos".

La comisión estaba formada por Aurora de Andrés, periodista; Elena Ros, productora de compañías de circo; Juan Pablo Soler, gestor de los teatros Romea y Circo de Murcia; Chema Blanco, gestor del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla; las coreógrafas Claudia Faci y Àngels Margarit (recién nombrada directora del Mercat de les Flors de Barcelona) y el citado Ruiz Ligero, que entró en calidad de vocal del sindicato Unión de Actores y Actrices.

Más información