Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo LVMH abrirá su segundo museo en París en 2020

El nuevo centro, especializado en la artesanía, se inaugurará en un edificio renovado por Frank Gehry

El proyecto del nuevo museo de LVMH en París. Ampliar foto
El proyecto del nuevo museo de LVMH en París.

París contará con un nuevo museo dedicado a la artesanía en 2020, que se instalará en un edificio de los setenta renovado por el arquitecto Frank Gehry. Así lo ha anunciado este miércoles el presidente francés, François Hollande, acompañado de Gehry y del empresario Bernard Arnault, presidente del gigante del lujo LVMH. El millonario, segundo individuo más rico de Francia tras la heredera de L’Oréal, Liliane Bettencourt, además de propietario de marcas como Dior, Louis Vuitton, Givenchy o la española Loewe, es el máximo impulsor de este nuevo museo, que se convertirá en el segundo centro que funda en París. En 2014 ya construyó la Fundación Louis Vuitton, un mastodonte de cristal proyectado por el propio Gehry, que acoge su colección de arte contemporáneo y organiza muestras de primer nivel. La última, dedicada a la colección del visionario mecenas ruso Sergei Shchukin, acaba de cerrar sus puertas tras seducir a 1,2 millones de visitantes, récord histórico para una exposición temporal en París.

Su segundo museo parisiense recibirá el nombre de Maison LVMH. Se instalará en el antiguo Museo de Artes y Tradiciones Populares de París, situado en pleno Jardín de Aclimatación, un antiguo zoo y parque tropical fundado en el siglo XIX, en el que Proust situó un capítulo de En busca del tiempo perdido. El interés de Arnault por el inmueble radica en su localización: se encuentra a solo 300 metros de la Fundación Vuitton. El edificio original fue proyectado en 1972 por un discípulo de Le Corbusier, el arquitecto Jean Dubuisson. Hoy se encuentra en estado de abandono y perjudicado por el amianto. Propiedad del Ayuntamiento de París, será cedido durante 50 años a Arnault a cambio de que sufrague las obras de renovación, cuyo coste se eleva a unos 158 millones de euros, según Le Monde. Parte de esa suma será desgravable gracias a la legislativa francesa sobre el mecenazgo cultural, de la que Arnault ya se benefició al abrir la Fundación Vuitton. El Estado francés se limitará a aportar 10 millones de euros al total.

Gehry respetará la estructura original, pero la llevará a su terreno. “Voy a respetar a ese arquitecto para celebrar su herencia. Es un edificio bonito e importante. Le vamos a devolver su grandeur”, explicó el arquitecto. El arquitecto cubrirá el edificio de una segunda membrana de cristal y cambiará la volumetría interior para obtener superficies más espaciosas. En total, el edificio cuenta con 13.600 metros cuadrados, que acogerán exposiciones sobre la tradición artesanal francesa e internacional, una sala de conciertos para 2.000 personas y distintos talleres profesionales para artesanos y artistas. Una de las voluntades de Arnault es crear puentes entre el nuevo museo y su Instituto de Oficios de la Excelencia, una escuela de formación profesional creada por el grupo LVMH en 2014, con el objetivo de potenciar los oficios en la frontera entre la artesanía y el arte, en campos como la costura y la creación textil, la marroquinería, la joyería, la bisutería y la orfebrería. Francia lleva años promocionando estos oficios en vías de extinción, que considera un símbolo de un savoir faire inigualable.

El nuevo museo de Arnault es el último ejemplo de la influencia creciente de la iniciativa privada en el sector cultural francés. Además de la exitosa Fundación Vuitton, las Galerías Lafayette ultiman un centro de arte contemporáneo proyectado por Rem Koolhaas que abrirá a finales de año en el barrio del Marais. Y el empresario François Pinault, propietario del grupo Kering, que condensa marcas como Saint Laurent y Balenciaga, abrirá su propia fundación en un edificio rehabilitado por Tadao Ando junto al antiguo mercado de Les Halles.