Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gran banquete de teatro de autor y danza en dFERIA de San Sebastián

35 espectáculos toman durante cuatro días los escenarios de la ciudad con el tiempo y la mujer como reflexiones principales

Una actuación de dFeria.
Una actuación de dFeria.

“Nada pudo Edipo contra su destino. Y nosotros, ¿podemos intervenir en nuestro futuro”. Norka Chiapuso, director de dFERIA, el certamen que presenta las últimas novedades del teatro de autor y de la danza en un gran mercado en San Sebastián, reflexiona sobre el tiempo y su importancia en el mundo de la escena. Es el tiempo y la mujer los que marcan las pautas de esta 23ª edición de dFERIA que durante cuatro días toma diez escenarios de la ciudad donostiarra para presentar 35 espectáculos, 17 de ellos estrenos, y que convoca a unas 400 personas de la industria del espectáculo a la búsqueda de las últimas tendencias escénicas. Más de cien programadores nacionales, europeos y latinoamericanos, de escenario en escenario, buscan los mejores montajes para sus propuestas teatrales futuras. “Nuestro objetivo es generar mercado y crear un foro de negocio para el teatro de autor y de la danza. Apoyamos a compañías que buscan un hueco en el panorama de la escena creativa y que tienen más dificultades para acceder al mercado. Ójala todo este teatro de autor se convierta en teatro comercial”, asegura Chiapuso (San Sebastián, 1963) que está al frente de dFERIA desde el año 2.000.

Con un compromiso claro por la creación vasca (el 50% de la programación está dedicada ella), dFERIA busca consolidar la ventana a Europa y muy especialmente hacia el mercado latinoamericano, muy presente en esta edición, con grandes nombres de la interpretación. A sus 85 años, la actriz uruguaya Estela Medina rinde un cálido homenaje a su maestra Margarita Xirgu en el monólogo Solo una actriz de teatro, y la argentina Juana Viale estrena, junto a Victoria Césperes, un potente montaje, La sangre de los árboles, sobre dos mujeres que buscan su pasado como hermanas. Es también una mujer, Medea, la protagonista del nuevo espectáculo de danza flamenca que el miércoles estrenó en el certamen Pilar Távora. En una revisión de la Medea que presentó hace dieciséis años en la Bienal de Flamenco de Sevilla, Távora pone el acento en la lucha de esa mujer fuerte y despechada por su marido, por su dignidad y sus derechos, más que por la tragedia de la madre que mata a sus hijos por venganza. Con una simbólica escenografía de un velero a orillas del mar Mediterráneo, Medea, protagonizada por los bailarines María Távora y Jesús Herrera, es también todo un recuerdo a la tragedia de los refugiados y a los exiliados sin patria del siglo XXI, una tragedia que sufrió aquella hija de reyes, descendiente del dios Sol. “Me duele profundamente lo que está pasando con las mujeres maltratadas y asesinadas y con el sufrimiento de los que se ven obligados a abandonar su tierra y buscan asilo en Europa. El arte tiene que romper barreras y plantar cara a lo que estamos viviendo. Esta Medea es una mujer guerrera y luchadora”, asegura Távora.

Frida Kahlo y su conversación cara a cara con la muerte es la protagonista del montaje Frida, en el que la actriz Rosa Martínez da vida al dolor pero también a la fiesta de la vida de la artista mexicana. Con la música de un violín, desde la tercera fila del patio de butacas, Frida es un viaje a los tormentos físicos –“el dolor siempre vive conmigo”- y amorosos que sufrió esta mujer que “en público era alegre y sociable pero que en privado solo pensaba en el suicidio”. Unos dolores que combatía a base de tequila. “El primer trago es el que calma”.

El circo, la danza y el teatro musical se abren paso en este certamen con propuestas como A corps perdus opus 2, una coproducción del teatro Victoria Eugenia y la Scene National de Bayona, que es un espectacular montaje que combina acrobacias en un gran mástil con historias íntimas y música en directo, y que fue ovacionado durante cerca de cinco minutos por el público que acudió a su presentación. Igual o mayor éxito ha cosechado la comedia musical a capela The primitals, producida por la compañía Yllana y Primital Bros. The primitals, que se puede ver en el teatro Alfil de Madrid, es una surrealista y divertida fábula sobre el poder que, con máscaras inspiradas en tribus de Guinea y un lenguaje inventado, busca una perfecta interrelación con el público. Y vaya si lo encuentra. Los aplausos y las risas fueron continuas.