Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aventuras de Jorge Sanz en Budapest

'¿Qué fue de Jorge Sanz?' es una de esas series españolas a las que le podemos exigir mucho porque nos lo puede dar

Aventuras de Jorge Sanz en Budapest

David Trueba y Jorge Sanz optaron por convertir ¿Qué fue de Jorge Sanz? en una especie de vida paralela del actor, una serie con la que nos reencontramos cada cierto tiempo, sin una regularidad. Decidieron que harían un nuevo episodio cuando tuvieran ganas y se reunieran las condiciones apropiadas. Sin prisas. Tardaron más de cinco años en presentar el séptimo capítulo, y un año más en estrenar el octavo, que emitió Movistar Series el pasado sábado (y ahora está, junto al resto de la serie, en vídeo bajo demanda).

A la que fuera la primera serie de producción propia de Canal + (ahora Movistar +) le gusta mirarse el ombligo. O más bien, mirar el ombligo de la profesión actoral, del mundo del cine y de la televisión. Por ella desfilan actores, directores, escritores, que o bien interpretan otros personajes o se parodian a sí mismos. Empezando por el propio Jorge Sanz que, como Louie C.K. o Larry David en sus respectivas series, da vida a un Jorge Sanz que se alimenta tanto de su propia personalidad como de la imagen que los espectadores tienen de él. Realidad y ficción fundidas en un mismo plano.

Aventuras de Jorge Sanz en Budapest

El regreso de la serie tiene momentos divertidos pero no es tan redondo como fue el anterior capítulo. Buena parte del episodio se desarrolla en Budapest durante el rodaje de La reina de España (de hecho, casi todo el reparto principal de la película aparece en la serie, incluido un breve cameo de Penélope Cruz). Pero quizá esa sensación de falso making of de la película juega en contra del capítulo, que tiene sus mejores momentos en los primeros minutos, con mención especial al actor revelación Álvaro Pombo. Una vez en Budapest, mientras se muestran las aventuras amorosas de Jorge Sanz, la serie sigue también las peripecias de Amadeo, su penoso exrepresentante, y los esfuerzos del actor por reafirmarse como un hombre nuevo y que ha encontrado el buen camino. Algo más de hora y media de episodio que se termina por hacer largo, lo que no ocurría en el capítulo anterior, y que pierde fuelle según avanza.

Aun así, el que parezca que el regreso de ¿Qué fue de Jorge Sanz? ha estado por debajo de las expectativas es porque el listón para esta serie está muy alto. Es una de esas ficciones españolas de las que sabes que puedes esperar mucho. Y que esperas con ganas. Porque, quién lo iba a decir, pero ahora Jorge Sanz cotiza al alza.

Más información