Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Feud’, mitos, odios y actrices en el Hollywood clásico

Susan Sarandon y Jessica Lange interpretan a Bette Davis y Joan Crawford en la nueva serie de Ryan Murphy

Susan Sarandon y Jessica Lange, caracterizadas como Bette Davis y Joan Crawford en 'Feud'.

Cuando era un chaval, Ryan Murphy escribió una carta a su admirada actriz Bette Davis. Contra todo pronóstico, la gran leyenda de Hollywood contestó al niño de Indiana con un breve “gracias por tu carta. Eres muy dulce”. Años más tarde, como estudiante de periodismo, la entrevistó en Los Ángeles el último mes de su vida. En su recuerdo quedaron una nube de humo provocada por su costumbre de fumar como una locomotora en pleno cáncer terminal y cuatro horas de conversación que empezaron con un “¿quieres agarrar mis Oscar?”.

Ahora, como uno de los nombres más versátiles, incisivos y a la vez comerciales de la televisión gracias a series como Glee, The People vs. O.J Simpson o el telefilme The Normal Heart, Murphy rinde su tributo a Davis en la serie antológica Feud, en la que Susan Sarandon se mete en la piel de la actriz y recrea el rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane? (1962), el mismo en el que coincidió con su archienemiga Joan Crawford (interpretada por Jessica Lange). Las dos exestrellas de la Warner, en un pacto envenenado, decidieron enterrar el hacha de guerra como única manera de atraer la atención de los estudios en el ocaso de sus carreras, caricaturizándose a sí mismas en un género inusitado para las grandes damas: el terror.

‘Feud’, mitos, odios y actrices en el Hollywood clásico

“Si me encontrara ahora a Joan Crawford y Bette Davis les diría que lo siento. Que esos últimos años de su carrera en los que estuvieron totalmente desaprovechadas fueron una tragedia. Tenían tanto talento y tanto amor que dar y nadie a quien dárselo”, explicó Ryan Murphy en la presentación en Nueva York de esta serie que en España estrena este lunes 6 de marzo HBO de forma simultánea a Estados Unidos.

Y es que ya desde el principio, cuando Catherine Zeta-Jones (interpretando a Olivia de Havilland) arranca esta miniserie con la frase “las grandes enemistades no están causadas por el odio. Están causadas por el dolor”, se avisa de que Feud no es solamente un chute de mitomanía en vena ni una competición de dardos cruzados entre divas. Es la historia de dos mujeres castigadas por un mundo dominado por hombres y que alimenta la rivalidad entre mujeres. ¿Qué hay de nuevo, amigos?

“El sexismo, la misoginia y el racismo están a la orden del día. No hay prueba más evidente que lo que ha sucedido en este último año”, dijo Jessica Lange. Y Sarandon, a la que ya le habían ofrecido en varias ocasiones interpretar a Bette Davis (le unen a ella sus ojos nerviosos y saltones), no aceptó el papel hasta ahora porque quería que se profundizara en la historia. “Hasta que Ryan no vino con una propuesta de ocho horas que pudiera examinar todas las capas que tiene, no dije que sí”, explicó.

Catherine Zeta-Jones es Olivia de Havilland en 'Feud'.
Catherine Zeta-Jones es Olivia de Havilland en 'Feud'.

El reparto lo completan Judy Davis como la cronista de Hollywood Hedda Hopper, Alfred Molina como el director de la película Robert Aldrich, y Stanley Tucci como Jack Warner. Y todos ellos colaboran a tejer esas “capas” de las que habla Sarandon. Su Bette Davis muestra momentos de flaqueza en los que aflora la derrota ante otro matrimonio fallido y su dolor por tener que seguir parodiándose a sí misma. Gracias a ella y a Olivia de Havilland se rompieron los contratos exclusivos entre los estudios y sus estrellas, pero su valentía se había llevado por delante su carrera. Y Jessica Lange también matiza a una Crawford descrita como un auténtico monstruo en la biografía de su hija Christina titulada Queridísima mamá. “Tengo que reconocer que Joan Crawford nunca me generó mucha fascinación, así que me enfrenté al personaje sin saber prácticamente nada de ella. Y de los miles de testimonios que encontré, de las historias de su infancia en Texas y sus inicios como bailarina del cine mudo, muchos contradecían la versión de su hija”, aseguró Lange.

“Todos los actores tenemos una vulnerabilidad intrínseca, que es necesaria para tu trabajo, pero que se contradice con la otra parte de la actuación, que implica salir ahí delante del público y de la crítica”, resumió Catherine Zeta-Jones, que tenía la mejor fuente de documentación en su casa, con su centenario suegro Kirk Douglas. “Él me explicó que aquella época en Hollywood fue muy dura, especialmente para las mujeres. Aunque ahora le digo que tampoco es fácil. Siempre llega a casa y me dice. ‘¿Qué tal querida? ¿Qué película estás haciendo?’ Y yo le contesto. ‘Últimamente, no mucho”.

Ryan Murphy concibió este Feud como una antología de varias temporadas, dedicada cada una de ellas a una enemistad de altura. La buena acogida cosechada hasta el momento (antes incluso de estrenarse) ha facilitado la confirmación del próximo desencuentro, que será nada menos que el del príncipe Carlos y Lady Di. ¿En quién estará pensando para interpretarlos?

Cumplir años en Hollywood

‘Feud’, mitos, odios y actrices en el Hollywood clásico

La gran diferencia del Hollywood de 1962 y el de 2017 quizá sea el terreno que las actrices han ganado al paso del tiempo con sus diques antiedad. Jessica Lange, a sus 67 años, interpreta a una Joan Crawford de 58, y más llamativo es el caso de una Susan Sarandon, que acaba de cumplir 70 años y tiene que envejecerse para interpretar a una Bette Davis de 54. Pero las divas de hoy, aunque más tarde, viven la misma sed de personajes que las divas de siempre. “Cuando pienso qué papel me hubiese gustado interpretar en el cine en la última década, no es que no me lo hayan ofrecido, es que no veo ninguno”, dice Jessica Lange. Y Sarandon asegura que si no se escriben guiones para las mujeres es porque no se quiere. “Hay muchísimas historias por contar. Que yo sepa, cuando lees el periódico, no todas las historias que se leen son de hombres blancos heterosexuales de una determinada edad”.

Más información