Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Tenemos la mejor generación de fotógrafos que ha habido en España”

El festival incluye como novedad para su 20ª edición seis exposiciones coordinadas por un gran autor

El presidente de PHotoEspaña, Alberto Anaut, en Madrid el pasado 23 de febrero.
El presidente de PHotoEspaña, Alberto Anaut, en Madrid el pasado 23 de febrero.

Después de casi 12 millones de visitantes en 1.338 exposiciones, en las que se ha mostrado la obra de más de 3.000 fotógrafos, PHotoEspaña afronta en 2017 su vigésima edición. La primera se inauguró el 16 de junio de 1998. Entonces como impulsor y hoy como presidente, su cabeza visible es el periodista y gestor cultural Alberto Anaut (Madrid, 1955). Esta vez, la principal novedad del Festival Internacional de la Fotografía y las Artes Visuales, que se celebrará del 31 de mayo al 27 de agosto, es que "se ha dado carta blanca a un gran fotógrafo para que designe seis exposiciones, que no tendrán fotos de él", dice Anaut en una sala de La Fábrica, empresa que organiza el certamen.

PHotoEspaña número 20 no se plantea "como una retrospectiva, sino como una fiesta de la fotografía", explica Anaut con el fondo de una maravillosa imagen de la Puerta del Sol, obra de William Klein. No habrá, como en las últimas ediciones, "el corsé de un tema", y sí la participación de museos de fuera de Madrid: Valencia, Bilbao y Palma de Mallorca, entre otras ciudades, y de instituciones de París, Chicago, Berlín, Dublín y Melbourne. Al echar la vista atrás, Anaut destaca que PHotoEspaña vino a "cubrir un vacío en una ciudad que tenía potencia de comunicación cultural, salas para exponer, instituciones importantes y un mapa de galerías". Sin embargo, a nivel nacional, "la fotografía estaba infravalorada, cuando en el mundo sí tenía un papel importante".

Desde aquel 1998, en que Titanic ganó 11 Oscar, en California nació una empresa llamada Google, Francia ganó su primer Mundial de fútbol y PHotoEspaña se presentó con 73 exposiciones ("en el año anterior había habido seis en Madrid"), hasta hoy, la fotografía ha vivido una revolución digital que ha arrinconado lo analógico. Anaut lamenta la pérdida "de la intensidad intelectual que suponía hacer una foto que no veías en ese momento". "El drama es que hoy entre el público ha desaparecido la fotografía analógica". Y, como consecuencia de las redes sociales y móviles inteligentes, "nunca hemos hecho tantas fotos y nunca hemos tenido tan pocas en la mano". El presidente de PHotoEspaña subraya que el problema con lo analógico no está en las cámaras, sino en la escasez de laboratorios que lo trabajan. Él asegura que, cuando compara imágenes hechas por fotógrafos en los dos sistemas, se queda, "sin duda, con la vibración y mayor imperfección de las analógicas".

PHE prolongará sus celebraciones en 2018, cuando se cumplan 20 años de la primera edición. El exitoso modelo de gestión, de financiación mixta, se planteó desde el primer instante. "Es un festival privado en el que la aportación de lo público no pasa del 40%. Hemos acudido siempre a fundaciones, empresas, instituciones y a las tres administraciones de Madrid [Ayuntamiento, Comunidad Autónoma y Estado], que se han entendido bien". Tras años de adelgazamiento presupuestario por la crisis, ahora se quiere crecer entre un 10% y un 15% sobre los 1,3 millones de 2016. Lo que no le importa tanto a Anaut es que aumente el número de visitantes. "El año pasado fueron 953.000, pero llegar al millón me da pánico. Es una cifra tan redonda que estás obligado a superarla en la edición siguiente".

Imágenes de algunas de las principales exposiciones en las 20 ediciones de PHotoEspaña.

La Fábrica no solo organiza PHotoEspaña, también enseña fotografía con su propia escuela. La proliferación de este tipo de centros en España (hay quien habla de "escuelitis") es defendida por Anaut. "Las escuelas han contribuido a que se haya formado una generación extraordinaria de fotógrafos, nunca ha habido otra de este calibre. Los [Ricardo] Cases, [Samuel] Aranda… es la mejor. En los años 80 y 90 hubo individualidades irrepetibles: Alberto García-Alix, Chema Madoz, Cristina García Rodero… pero la clase media, ahora, es espectacular. Y ha influido que viajan, saben inglés, trabajan con comisarios internacionales…".

¿Y los temas que tratan? ¿No hay un exceso de ombliguismo? “El intimismo ha existido siempre. Lo que hay es una recuperación de las historias personales y familiares. Además, creo que hoy la fotografía es más crítica y menos llorona, esa que da pena por los temas que trata y que no me interesa. En los 80 y 90 era más aburrida”.

En esa nueva forma de hacer fotografía desempeña un papel preponderante el fotolibro, que vive un boom. Los más jóvenes y con menos medios recurren a la autoedición. "Hoy, con Internet, un proyecto pequeño no necesita diseñador ni editorial. La forma más bella de ver fotografías es en los libros, no en las paredes, pero lo que tiene que mejorar ese sistema es la distribución, llegar a más lectores".

Hitos de dos décadas

En las dos décadas de PHotoEspaña, Anaut destaca varios hitos: "La  muestra de García-Alix, su primera grande, en el Círculo de Bellas Artes, en 1998; la vez que debutó el Prado, aunque el Reina Sofía sea nuestro museo de cabecera; cuando el festival salió de Madrid, y la conexión con Latinoamérica a través del programa Transatlántica, que no consiste en llevar exposiciones, porque eso requeriría medios enormes, sino organizar debates, portfolios…”. Anaut no se olvida de un detalle, el logotipo que creó para el festival el diseñador Fernando Gutiérrez: "Es muy potente y muy reconocible".

Más información