Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores musicales se suman a la “alianza anti-reventa” de Alejandro Sanz

Los organizadores de conciertos propondrán al Gobierno una regulación contra la especulación

Ampliar foto
El público de un concierto de Alejandro Sanz en Córdoba. F. J. Vargas

La Asociación de Promotores Musicales (APM) ha anunciado este miércoles que entregará al Ministerio de Cultura una propuesta de regulación para prohibir las empresas de reventa digital, tras las polémicas que se han multiplicado en las últimas semanas dentro la industria musical. "Hacienda debería estar más preocupada de estas plataformas, en vez de estar apretándonos con el 21% de IVA", ha criticado Pacual Egea, presidente del colectivo, que asegura que presentará un documento al Gobierno en los próximas semanas o meses, después de la asamblea de su asociación, prevista en marzo. "Hay que cortar el problema de raíz", esgrime. Los profesionales de la organización de conciertos se suman así a la "alianza anti-reventa" impulsada este miércoles por el cantante Alejandro Sanz, que agradecen aunque recuerdan que ellos son desde hace tiempo la "punta de lanza" en la lucha contra esta práctica.

Promotores, artistas, asociaciones de consumidores y partidos políticos como Ciudadanos se han movilizado en los últimos días contra la reventa digital de boletos, después de que Joaquín Sabina denunciara la semana pasada a la plataforma Viagogo por haber comercializado localidades para una actuación que aún no había sido anunciada. Estas empresas, según varios profesionales del sector, llegan a acuerdos con compañías que utilizan robots informáticos para agotar las entradas en cuestión de minutos. Después, aprovechando el vacío legal existente, las revenden a precios mucho más altos.

"Lo efectivo es un escrito que pida al Gobierno que se legisle", ha dicho Egea, que reconoce que "no será fácil" hacer avanzar una ley sobre la reventa en Internet. Duda del calado de la iniciativa de Alejandro Sanz, aunque reconoce que va a conseguir "llegar y concienciar a la opinión pública". "Los artistas están tan afectados como el público porque [la reventa] es desastrosa para su imagen", ha dicho el promotor musical.

Egea ha explicado las razones legales por las que un comprador no puede revender su localidad libremente, como sí puede hacerlo con un coche u otro objeto. "No está autorizado, necesita una licencia de venta. La entrada es un contrato del usuario con el promotor", asegura Egea, que incide además en que los revendedores no declaran sus ganancias. La APM apoya la reventa al precio oficial si hay circunstancias que la justifiquen, al igual que la declaración firmada por Sanz. "Solo luchamos contra la especulación. Si no puedes ir al concierto porque te ha surgido un viaje a Honolulu, pues vale".

Hasta que haya una legislación, el presidente de la APM recuerda que existen medidas para luchar contra plataformas como Viagogo. "En el concierto de U2 las entradas se vendían pidiendo el DNI, para que solo pueda acceder el dueño de la entrada", recuerda Egea sobre la medida tomada por la plataforma Ticketmaster para la cita del próximo 18 de julio en Barcelona. "Pero solo se ha hecho puntualmente, porque conlleva una serie de gastos y de controles que son asumibles o no, dependiendo del promotor". Las entradas nominativas son además problemáticas en grandes citas, dice Egea, porque retrasan el evento: "En España hay una cultura de llegar justo antes del concierto. El 80% de la gente llega 10 o 15 minutos antes de que empiece".