Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orwell (hijo) entra por fin en Huesca

Richard Blair asiste a la exposición de homenaje a su padre en la ciudad en cuyo frente resultó herido

El hijo de George Orwell, Richard Blair, durante la inauguración de la exposición en homenaje a su padre en Huesca, este viernes. Ampliar foto
El hijo de George Orwell, Richard Blair, durante la inauguración de la exposición en homenaje a su padre en Huesca, este viernes. EFE

Richard Blair, el hijo del escritor George Orwell, ha visitado este viernes la ciudad a cuyas puertas se quedó su padre hace 80 años: Huesca. La exposición Orwell toma café en Huesca recupera la memoria de la presencia del autor de 1984 en ese frente de la Guerra Civil, que tuvo que abandonar herido, sin llegar a poner un pie en la capital oscense, en junio de 1937. La muestra ofrece más de 600 registros, entre documentos, carteles, fotografías y escritos —algunos de ellos inéditos—, que documentan el paso de Orwell por la España en guerra.

El escritor británico llegó a Barcelona en diciembre de 1936 con la intención de escribir artículos sobre la contienda. Formó parte de las milicias del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) y la unidad a la que pertenecía fue trasladada al cerco de Huesca, que nunca llegaría a ser recuperada por la República. Orwell estuvo en el frente entre el 17 de febrero y el 25 de junio de 1937 —precisamente las fechas en las que permanecerá abierta la exposición—, hasta que tuvo que abandonarlo por un disparo en el cuello. Después escribiría su libro Homenaje a Cataluña, el más vendido sobre la contienda española, en el que recoge un pasaje que ha dado nombre al título de la exposición: "Meses antes, tras la captura de Siétamo, el general que mandaba las tropas republicanas había dicho alegremente: 'Mañana tomaremos café en Huesca". Los republicanos nunca llegaron a tomarse ese café, ni Orwell tampoco.

El hijo del escritor sí se ha tomado este viernes, sin embargo, aquel café junto al hijo del comandante Georges Kopp, a cuyas órdenes sirvió Orwell, ha informado el comisario de la exposición, Víctor Pardo. Este asegura que el espíritu de la muestra es "viajar de la mano de Orwell" para acompañarle en su tránsito por España: de Barcelona a los "piojos, ratas y suciedad" de las trincheras de la sierra de Alcubierre. De su salida del frente de Huesca a su estancia en el hospital de guerra del Pueyo de Barbastro y su posterior marcha del país por el paso de Portbou, junto a su mujer Eileen.

En Orwell toma café en Huesca, organizada por el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y el Ayuntamiento de Huesca, se exhiben originales y reproducciones de objetos, documentos, carteles, periódicos y libros de diferentes colecciones particulares y numerosas instituciones como el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza, el Archivo Histórico Provincial de Huesca, el Archivo Municipal de Huesca y el Parlament de Cataluña. Según Pardo, la exposición muestra el compromiso del autor de Rebelión en la granja contra todo tipo de totalitarismo, el compromiso de un hombre que, ha subrayado, "pisó el barro del tiempo que le tocó vivir".

En el recorrido, en la llamada Sala de la Campana, el artista Javier Aquilué ha recreado con un montaje de imagen y sonido el ambiente opresivo, asfixiante, de la novela 1984. La instalación compara dos relatos en los que se refleja un ejercicio implacable del poder: la leyenda de la Campana de Huesca —que cuenta cómo Ramiro II el Monje, rey de Aragón, decapitó a 12 nobles que se opusieron a su voluntad— y el mundo distópico de la novela de Orwell, cuyo hijo entró en Huesca por él 80 años después.

Orwell, superventas 67 años después de su muerte

El escritor Gerge Orwell fue capaz de imaginar una sociedad futura, pero seguro que no esperaba convertirse en un escritor de best sellers seis décadas después de morir.

La plataforma LibriRed publicó a finales de enero la lista de los 50 libros más vendidos en España en 2016: 1984 ocupaba el puesto número 34. Es el único clásico de un listado que recoge las ventas en unos 600 establecimientos.

En EE UU, el fenómeno ha sido aún mayor. Desde la toma de posesión de Donald Trump, las ventas se habían incrementaron "un 10.000%", según la editorial Signet Classics, que publica actualmente 1984. El libro ha estado desde entonces, además, entre los más vendidos de Amazon.