Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere la historiadora del arte mexicana Teresa del Conde, madrina de la generación de la ruptura

Docente y gestora cultural en el Museo de Arte Moderno o el INBA, su trabajo fue clave en la superación del paradigma del muralismo mexicano

La historiadora del arte, Teresa del Conde Cuarto Oscuro

La historiadora, crítica de arte y pieza fundamental en el engranaje cultural mexicano, Teresa del Conde, falleció la tarde de este jueves a los 82 años a causa de un infarto cerebral en su casa del barrio de San Ángel, al sur de la capital, muy cerca del campus de la Universidad Autónoma de México (UNAM), a la que estuvo vinculada durante más de 40 años. Con una formación a caballo entre la psicología, la historia del arte y el psicoanálisis, del Conde estuvo al frente de algunas de las instituciones culturales más influyentes del país y llegó a acuñar el nombre con que hoy se conoce al grupo de artistas plásticos –generación de la ruptura- que primero marcaron diferencias con el muralismo, costumbrista y político, que hegemonizó el arte mexicano hasta mediados del siglo pasado.

Las lecciones del psicoanálisis fueron una de las guías de su pensamiento cultural. En Las ideas estéticas de Freud (1986), su tesis doctoral, convertida después en libro gracias a una beca de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, reconocía su eficacia para “la comprensión de los fenómenos creativos y también, ¿por qué no?, lo que más apela a mi gusto estético”. Autora de más 40 obras, los títulos se reparten entre los dos campos de su especialización: ¡Es arte?, ¿No es arte?, Historia Mínima del arte mexicano del siglo XX, Sueños, memorias y asociaciones. A 100 años de la Interpretación de los sueños de Sigmund Freud.

Las lecciones del psicoanálisis fueron una de las guías de su pensamiento cultural

Doctora en Historia del Arte, del Conde desarrolló toda su carrera docente en el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), de la Universidad Nacional Autónomo de México (UNAM). “Fue una investigadora a la que se le deben muchas innovaciones en el campo de la historia del arte, fue alguien muy preocupada por incorporar el universo teórico del psicoanálisis a la reflexión de la historia del arte y fue alguien que además aportó muchísimo al conocimiento de la obra de muchos pintores, en particular de José Clemente Orozco –le debemos a ella la publicación de documentos muy valiosos– y también al conocimiento de Frida Kahlo”, explicó en declaraciones a la prensa mexicana Renato González Mello, director del IIE.

Su prestigio académico, le llevó en 1981 a dirigir el área de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), motor de la gestión cultura mexicana. Tras siete años de mandato pasó a dirigir el Museo de Arte Moderno, a donde llevó, entre otros autores, la obra de Lucien Freud.

Miembro tanto de la Academia de Artes como de la Academia Mexicana de la Historia, Del Conde recibió un buen número de galardones durante su carrera: Premio Nacional de Crítica de Arte Luis Cardoza y Aragón, 2002; Medalla de Oro del INBA, 2008; Premio UNAM, 2010, y Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz en, 2015.