Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Wayne Shorter encabeza el cartel del Festival de Jazz de San Sebastián

Herbie Hancock, Pretenders o el dúo de pianos formado por Chano Domínguez y Stefano Bollani, entre los platos fuertes de la ecléctica cita veraniega

Wayne Shorter, durante su actuación en Wroclaw.

La programación anunciada hoy para el próximo Heineken Jazzaldia apuntala el perfil polifacético y abierto que el festival donostiarra lleva desarrollando unos cuantos años. Un festival de jazz, sí, pero también una gran muestra de diferentes estilos y tendencias, en la misma línea de otros grandes referentes europeos como el festival de Montreux o el North Sea Jazz.

Cada espacio del festival marca el pulso de los conciertos programados, empezando por el Kursaal, que abrirá su agenda nada menos que con Wayne Shorter, el máximo exponente jazzístico vivo de su generación, que vuelve a San Sebastián con su cuarteto para ofrecer una nueva sesión de música original y arriesgada. En una línea completamente diferente, la conversación intercontinental de dos virtuosos —la exitosa pianista Hiromi y el arpista colombiano Edmar Castañeda— augura una tarde de pirotecnia espectacular, mientras que los sonidos más contemporáneos de Robert Glasper, autor de la música de la película de Don Cheadle sobre Miles Davis y uno de los grandes referentes de la mezcla de jazz, soul y hip-hop, reclamará al fin su espacio entre los grandes nombres del festival tras su actuación en las terrazas del Jazzaldia en 2013. Ojo, que al día siguiente actuará en el mismo auditorio el legendario Herbie Hancock con uno de sus quintetos de All-Stars en el que destaca Terrace Martin, un nombre poco conocido en la escena del jazz que, sin embargo, es un pez gordo del hip-hop: en la última década, y aparte de sus propios proyectos, ha producido a artistas como Kendrick Lamar, Snoop Dogg, Talib Kweli, The Game o YG, nada menos, y su presencia junto a Hancock es algo que merece una gran expectación. Cerrará el cartel del Kursaal un peso pesado que no necesita presentación, Bryan Ferry, que en sus tiempos tonteó con el jazz con una credibilidad nada despreciable.

El clásico escenario de la plaza de la Trinidad albergará una programación que alterna nombres clásicos, apuestas más modernas y la consabida presencia del jazz vocal. En el primer grupo, el estupendo Charles Lloyd y el encuentro de dos mitos sudafricanos del jazz: Abdullah Ibrahim y Hugh Masekela. En el segundo, el nuevo proyecto del excitante John Medeski, el hombre que puso patas arriba la escena del jazz el año pasado, Kamasi Washington, y el fabuloso grupo de Donny McCaslin, que es mucho, muchísimo más, que la banda popularmente conocida por acompañar a David Bowie en la grabación de su álbum póstumo, Blackstar. La cuota vocal quedará cubierta con nota gracias al omnipresente Gregory Porter, que viene con su flamante nuevo Grammybajo el brazo, y a Macy Gray, que abrazó el jazz hace cinco años junto a David Murray, y que sigue siendo uno de los referentes del neo-soul y la música negra.

En el extremo contrario, Chrissie Hynde y sus míticos Pretenders son quizá la actuación más potente del escenario verde, uno de los puntos de encuentro favoritos para el aficionado ajeno al jazz por su ecléctico cartel y el nada desdeñable detalle de ser gratuito. Of Montreal, Core Henry, Fantastic Negrito, los virales Lucky Chops o King Creosote convocarán en la playa de la Zurriola al público más heterogéneo del festival o al que, sencillamente, pasa del jazz.

El Teatro Victoria Eugenia acogerá a partir de la medianoche una dispar programación con un eje común: el jazz proveniente de Europa. Al armenio Tigran Hamasyan —que presentará su último disco para ECM con un grupo estelar completado por Jan Bang, Arve Henriksen y Eivind Aarset— y al regreso del Workshop de Lyon tras su éxito el año pasado en el propio festival, se añaden dos dúos de lo más estimulante: el del mallorquín Marco Mezquida con el guitarrista flamenco Chicuelo, y el de dos de los mayores exponentes del piano jazzístico español e italiano, Chano Domínguez y Stefano Bollani, respectivamente.

Y más españoles interesantes en las matinales del museo San Telmo, con los grupos de Iñaki Salvador, Chris Kase, Deborah Carter y Mikel Andueza, que homenajearán a Thelonious Monk, Dizzy Gillespie, Ella Fitzgerald y John Coltrane, respectivamente, aprovechando que en 2017 se cumple el centenario del nacimiento de los tres primeros y el cincuentenario de la muerte del último. 

Y muchos, muchos conciertos más, esparcidos por la inabarcable programación gratuita de las terrazas. Allí, músicos jóvenes compartirán cartel con pesos pesados como Kevin Mahogany, Uri Caine, Houston Person o Ernie Watts, entre muchos otros. Una pista: Ray Gelato. Actuará varios días con su grupo en diferentes escenarios gratuitos, y uno no ha vivido una velada de swing realmente explosiva hasta que le ha escuchado en directo.

Más información