Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cercana lejanía

La trilogía poética de Concha García cierra con la “sabia luminiscencia” de 'Las proximidades'

Una cercana lejanía

La trilogía que Concha García inició con Acontecimiento (2008) y continuó con El día anterior al momento de quererle (2013) alcanza su cierre en la “sabia luminiscencia” de Las proximidades. En este libro toma cuerpo la precisa conciencia de la percepción en la proximidad del instante: “Miras, como si comprendieses / que en el mirar subyace / toda la escena”. Una mirada que, a partir de la inquietud de lo próximo, se abre hacia lo(s) otro(s) desde un yo que se hace único y plural: “La prueba es / que nos atravesamos / y la velocidad no resiste / un detenerse / tan cercano”. Es el particular tejido del espacio y del tiempo en la inquietud de lo que está por suceder: “el momento presente / se disuelve en el que / ya sucedió”. Poemas que dan cuenta de las densidades no medibles del tiempo, en un proceso de miradas que perciben el mundo en todas sus dimensiones, pues las “sombras movedizas” de “la realidad se prende(n) /en varias instantáneas”.

Es una voz que, enhebrada a un cuerpo y a una vida en el tacto de la proximidad, se sostiene gracias a un yo que consigue simultáneamente percibir y ser percibido, capaz de revelar lo que es y lo que está en los instantes de lo cotidiano, un modo de proteger y tornar visible lo aparente, pues como dice el título de uno de los poemas, no hay ‘Nada más exuberante que la percepción de la vida’. La serena mirada incisiva de este libro levanta el velo de lo que ya estaba ahí, esa “aura” que es, como dijera Walter Benjamin, “la manifestación irrepetible de una lejanía”, por muy cercana que esté, como en este libro necesario.

Las proximidades. Concha García. Calambur, 2016. 79 páginas. 12 euros

Más información